PEIKO Sinfonía 1

La “Sinfonía Nº 1 en fa sostenido menor" fue compuesta entre 1944 y 1945. No tenemos los nombres de los diferentes movimientos, por lo cual su distribución se ha realizado según los datos que proporciona su audición.

Un tema oscilante protagonizado por el clarinete da principio a la obra en forma de introducción. Este tema será el fundamental de toda la obra. Su desarrollo nos conduce a una sección más trágica. Un tema de carácter épico adquiere un fuerte dramatismo hasta llegar a su clímax, seguido por la recapitulación.

El segundo movimiento constituye un agitado scherzo. Un tema rítmico sinuoso se desarrolla en forma de danza. El trío constituye la parte contrastante mediante un tema melódico interpretado por la madera. Termina con la repetición abreviada del tema inicial.

El tercer movimiento es un andante, que se encadena sin interrupción con el movimiento anterior. Un tema de raíces orientales derivado del principio de la obra, es presentado por diversos instrumentos del grupo de maderas. Termina con una serie de compases más estáticos.

El cuarto movimiento empieza con unas frases del clarinete. La música aumenta su dramatismo. Un tema oscilante deriva del leitmotiv de la obra. La música se vuelve más introvertida, hasta que unas épicas llamadas del metal nos introducen un tema decidido expresando lucha y superación. En la sección final reaparece el tema lírico de carácter oriental, que nos conduce a una tranquila coda basada en el tema inicial de la obra.

Una sinfonía dramática sobre la cual no poseemos ninguna referencia, pero que se encuentra en la línea clásica soviética, expresando escenas de lucha patriótica en un estilo totalmente tonal, sin ninguna referencia al modernismo imperante en la época.