SAINT-SAËNS S 1

La “Sinfonía Nº 1 en mi bemol mayor”  Op.2 fue terminada en 1853 a sus 18 años. Es su primera sinfonía publicada e interpretada. Estrenada en un concierto de la Societé Saint-Cecile, se presentó en el programa sin poner el nombre del autor, para que no desconfiaran de un compositor demasiado joven. Berlioz y Gounod formaban parte del comité encargado de las obras que se interpretaban. Cuando se enteraron del nombre del compositor lo felicitaron y la obra fue repetida nuevamente en dos ocasiones.

El primer movimiento empieza con un adagio de ocho compases en el cual se dibuja la base del primer tema del allegro. Construido en la forma de sonata clásica, las trompetas entran en una corta fanfarria seguida de una relajada frase melódica. En el desarrollo se encuentran unas frases de la flauta y del clarinete al estilo de Mendelssohn. En la recapitulación vuelve a repetirse la frase inicial del adagio.

El segundo movimiento marche-scherzo es mas personal. Una melodía simple se usa de manera repetida con intervenciones solistas de los instrumentos de viento. Termina con un solo del primer violín.

El adagio hace uso del arpa en un ambiente al modo de Berlioz. Las largas líneas melódicas de violines y violas, sobre el trémolo de la cuerda baja, recuerdan a la famosa “Scene d’amour” del Romeo de Berlioz.

La dulce visión se desvanece al modular hacia el allegro maestoso, de tono marcial, cuya instrumentación está aumentada mediante tres trombones, dos cornetas, trompas adicionales, clarinetes bajos, dos nuevas arpas y platillos. Un tema en forma de marcha va creciendo. En la segunda parte se hace uso del contrapunto en una especie de majestuosa fuga. Uno de los temas nos recuerda el del principio de la “Heroica” de Beethoven. Una coda solemne cierra la obra.