ELGAR

ELGAR "SINFONÍA Nº 1 EN LA BEMOL MAYOR"

La “Sinfonía Nº 1 en la bemol mayor” Op.55, fue compuesta entre el verano de 1907 y el otoño de 1908. Se estrenó el 3 de diciembre de 1908 en el Free Trade Hall de Manchester, dirigida por Hans Richter a quién estaba dedicada. Al parecer esta obra fue empezada años atrás como una sinfonía programática, en honor al General Charles Gordon, muerto en 1885 en Karthoum durante las maniobras para la evacuación del Sudán, ocupado por los rebeldes. Pero Elgar nunca habló de un programa para la obra.

La sinfonía fue muy bien recibida en su estreno y se interpretó mas de cien veces el primer año, conservándose en el repertorio hasta nuestros días. Algunos la consideran como la primera sinfonía de cierta categoría escrita en Inglaterra.

Esta orquestada para tres flautas, piccolo, dos oboes, corno inglés, dos clarinetes, clarinete bajo, dos fagots, contrafagot, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales, percusión con dos tambores y platillos, dos arpas y la cuerda habitual.

El primer movimiento, andante, nobilmente e semplice, allegro, empieza en forma de una solemne marcha lenta, escrita al parecer, como homenaje al General Gordon. Este tema será un motivo recurrente en la obra. Es presentado por violas y madera, acompañado por suaves redobles de timbal. Luego se interpreta solemnemente por el pleno de la orquesta. El allegro nos presenta un primer tema inquieto, interpretado por la cuerda y la madera, entrando seguidamente las trompas. La orquesta se apodera del tema y cuando llega de nuevo la calma aparecen dos nuevos motivos, uno tierno en los violines y otro de carácter cromático, presentado por el clarinete de forma muy breve. Aparece el segundo grupo temático introducido por los violines, con acompañamiento de las flautas, compuesto por cuatro elementos. Los violines y fagot presentan otro de estos elementos. Finalmente, trompas y trompetas interpretan vivamente uno de los subtemas. El tema principal de la obra o sea el del principio, hace una breve aparición señalando el inicio del desarrollo. Todos los temas son elaborados durante una extensa sección de desarrollo, seguida por una bastante corta recapitulación, empleando armonías más densas. El tema principal hace una nueva aparición. La coda interpretada por la cuerda termina en una mágica calma.

El segundo movimiento, allegro molto, correspondiente al scherzo, empieza con un tema nervioso en los primeros violines que pronto da lugar a una marcha, con un aspecto un poco siniestro, acompañada después por fuertes golpes de la percusión, lo cual realmente estaba pensado para su homenaje al General fallecido. El trio interpretado básicamente por la madera es gracioso. El violín desarrolla después el tema. Luego se repite la primera parte, con nueva intervención del trio, pero en una forma de desarrollo. El solo de violín reaparece antes de la sección final, que termina calmadamente, enlazando con el siguiente movimiento, sin interrupción.

El tercer movimiento, adagio, nace del motivo del scherzo, interpretado por la cuerda. Este tema va aumentando durante la exposición, expuesta por la cuerda dividida. El segundo tema posee una gran nobleza en su acariciadora melodía iniciada por los violines. Luego pasa a la orquesta que la interpreta de forma muy lírica. El movimiento nos lleva a momentos de gran belleza romántica, especialmente cerca del final, con un tema derivado del principal de la sinfonía. El metal en sordina cierra este delicado movimiento que arrancó a los ingleses un fuerte aplauso el día de su estreno.

El último movimiento, lento, allegro, empieza con una introducción lenta, de carácter sombrío, seguida del primer tema del allegro, un motivo sobriamente violento. Después de un ligero momento de apasionamiento, aparece el segundo tema que es de carácter cantabile con amplia melodía. Los diferentes temas se combinan en una especie de desarrollo. El tema principal de la obra reaparece, primero tímidamente, pero va creciendo con solemnidad y nos lleva hacia el climax presentado en la coda.

Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya

Nikolaj Znaider            24/05/2014

Artículo sobre Elgar