LA ESCUELA DE BERLIN

benda

 5 – La escuela de Berlín

El antiguo Electorado de la marca de Brandeburgo se amplia y adquiere el rango de reino. En el año 1701 el emperador Leopoldo I corona al elector de Brandeburgo y duque de Prusia, como rey de Prusia en Königsberg.

Con la subida al trono de Federico II el Grande (1740-1786) el reino llega a un gran esplendor. Como prototipo del monarca absoluto ilustrado y gran amante de la música, posee una importante orquesta cortesana, atrayendo a grandes familias musicales. Allí desarrollaran su trabajo los hermanos Graun, la familia Benda y los hijos del gran J.S. Bach.

La música que se desarrolla en el norte de Alemania, heredera de la gran escuela luterana de Bach, puede ser considerada como más conservadora.

 

Carl Philipp Emanuel Bach (1714-1788) nació en Weimar, hijo de la primera mujer de J.S. Bach. Fue su segundo hijo y Telemann su padrino. Con este pasado no es de extrañar su dedicación a la música. Estudió en las universidades de Leipzig y de Frankfurt an der Oder, hasta el año 1738, el mismo en que conoce al príncipe heredero Federico de Prusia, que en 1740 accede al trono como Federico II.

Emanuel Bach ocupa el puesto de clavecinista en la corte de Berlín. Allí se encontraban los virtuosos de la flauta Johann Quantz y los hermanos Graun, que acaparaban los favores del rey. Debido a ello Emanuel se establece en Hamburgo en 1767 con el cargo de director musical de la escuela Johanneum y de cinco importantes iglesias. El resto de su vida transcurre en dicha ciudad y por ello es conocido como el Bach de Hamburgo. Su importancia en la ciudad es tan importante como lo fue antes Telemann y puede decirse que es su sucesor.

De sus sinfonías se han conservado nueve de su periodo de Berlín, Wq 173 a Wq 181, y otras diez de su estancia en Hamburgo, divididas en dos grupos, un primer grupo con las seis sinfonías Wq 182, compuestas en 1773 y un segundo grupo de cuatro Wq 183 publicadas en 1780 y dedicadas al príncipe heredero de Prusia, Friedrich Wilhelm.

El grupo de sinfonías Wq 182 fueron compuestas sobre un pedido del barón Gottfried van Swieten, embajador de Austria en Berlín. Era un aristócrata austríaco nacido en Holanda, gran amante de la música de Bach y Haendel. Al conocer que uno de los hijos de Bach se encontraba en Hamburgo, se desplazó personalmente hasta allí para pedirle la composición de las obras.

Cuando regresó a Viena, el barón se convirtió en promotor de Haydn, Mozart y finalmente de Beethoven. En los conciertos que promocionó, se estrenaron estas seis sinfonías de Emanuel Bach.

Las sinfonías de Hamburgo están escritas en tres movimientos para cuerda y bajo continuo, siguiendo la tradición del concierto barroco, pero con un lenguaje musical más moderno. Pronto serían superadas por los maestros vieneses.

  

Johann Christian Bach (1735-1782) es el hijo más joven de J.S. Bach. Recibe la educación musical de manos de su propio padre. Muerto el gran Bach, se traslada a Berlín junto a su hermano mayor Carl Philipp Emanuel. Como ocurría con muchos músicos de su tiempo, viaja a Italia en 1756. Allí entrará en contacto con la ópera italiana y con la sinfonía derivada de ella. En 1762 se traslada a Londres donde alcanzará la fama, siendo conocido como el Bach de Londres.

Siguiendo el ejemplo de París se organizan en Londres conciertos de abono semanales. Bajo la dirección de Thomas Arne nacen con gran éxito de público los conciertos en los jardines de recreo de Vauxhall.

Junto con el violinista y compositor Carl Friedrich Abel, J.C. Bach funda en 1764 los Conciertos Bach-Abel, los cuales desde 1775 se interpretan en el famoso Hanover Square Rooms, la principal sala de Londres. Este mismo año Mozart, un niño de ocho años, visita Londres acompañado por su padre, tocando para él. Bach ejerció una gran influencia con su estilo galante sobre el desarrollo musical del joven Mozart.

Su fama empezó a descender en 1780, dando su último concierto en Londres en 1781. Con graves dificultades económicas y enfermo muere al año siguiente.

Dejó escritas unas sesenta sinfonías y además una veintena de sinfonías concertantes. Están escritas en tres movimientos, en la forma desarrollada por la sinfonía proveniente de la ópera italiana, con su alternancia, rápido, lento, rápido, usual de las oberturas.

Su estilo italiano cantabile, la plenitud empleada por la cuerda y el uso de los instrumentos de viento, tuvo una gran influencia sobre las obras de Mozart. Esto se puede comprobar especialmente en sus primeras sinfonías. Esta relación se hace evidente por ejemplo, entre la sinfonía Op.3 Nº1 de Bach y la Sinfonía K.19 de Mozart.

Cuando Mozart en 1782 se enteró de su muerte, le rindió un emocionante homenaje al utilizar un tema de una obertura de Bach en el movimiento lento de su “Concierto para piano en la mayor” KV 414. Estos préstamos temáticos se encuentran frecuentemente en las obras de Mozart, testimoniando la profunda influencia que J.C. Bach ejerció durante mucho tiempo en el maestro de Salzburg.

  

Jirí Antonin Benda (1722-1795) es la figura principal de una dinastía de músicos de Bohemia. Su hermano mayor Frantisek Benda (1709-1786) era un colega de Carl Philipp Emanuel Bach, que trabajaba en la conservadora corte de Postdam. En 1742 su familia se reúne con su hermano Frantisek en Prusia y trabaja como violinista en la orquesta de Federico II. A los 28 años es nombrado Kapellmeister del duque Federico III en Gotha. Después de una corta estancia en Italia logra el puesto de Kapelldirector en 1770, pero a partir de 1775 sus malas relaciones con Anton Schweizer, una figura importante en la vida musical de Gotha, le llevarán en 1778 a la dimisión de su puesto. Después de cortas estancias en Hamburg y Viena se retira a vivir en Georgenthal, cerca de Gotha.

Sus doce sinfonías están construidas en tres movimientos. Su estilo es el de la corte de Postdam seguidora de los hermanos Graun. Los instrumentos de viento adquieren gran importancia en estas obras, como lo podemos comprobar en el minuetto de la “Sinfonía Nº 5 en sol mayor”, donde la flauta realiza unos magníficos efectos. En la “Sinfonía Nº 11 en fa mayor” encontramos un movimiento central de un gran lirismo.

  

Antonio Rosetti (1750-1792) nació en Litomerice (Bohemia). Su nombre auténtico era Anton Rösler, pero en aquella época era muy frecuente que los músicos italianizaran sus nombres. Esto ocurrió con Rosetti cuando en 1773 se trasladó a la corte del príncipe de Öttingen-Wallerstein, donde permanecería durante 16 años. Empezó como instrumentista de contrabajo, sucediendo como Kapellmeister en 1785 a Josef Reicha, cuando éste se trasladó a Bonn.

La pequeña orquesta de Wallerstein llegó a ser una de las mejores de su época. Tenía auténticos virtuosos en sus filas, especialmente en el viento, trompas y fagot. Rosetti escribió diversas obras en las que estos músicos tenían extensos pasajes para su lucimiento.

En 1779, ya se habían publicado en París sus primeras obras, tres sinfonías como “Opus 1”. Son las sinfonías Murray A1, A29 y A32. Tenemos que aclarar el modo como se han numerado las sinfonías de Rosetti, que como vemos carecían originalmente de número.

Oscar Kaul en su obra “Thematisches Verzeichnis der Instrumentalwerke von Anton Rosetti”, publicada en 1968, clasificó las obras asignándoles una numeración según género y fecha de composición. Son los números Kaul. En esta obra se utiliza esta numeración bajo la forma abreviada K.

En 1973 el profesor Sterling E. Murray publicó un nuevo índice de las obras de Rosetti, clasificándolas mediante letras y números. Las letras corresponden al género, asignando la letra A a las sinfonías. En su estudio “Rosetti and his symphonies” reconoce 49 sinfonías, clasificándolas como Murray A1 a Murray A49.

Así la “Sinfonía en do mayor” K26 corresponde a la Murray A8 y fue compuesta entre los años 1784 y 1787. Su estilo sigue las líneas clásicas pero dando especial importancia a los instrumentos de viento. Escrita en cuatro movimientos tiene la particularidad de colocar el minuetto en segundo lugar. Como es general en sus obras, también aquí encontramos humor y alegría en sus movimientos, lo cual se puede observar especialmente en el ligero andante.

En 1781 viaja a París donde encuentra a Gluck y Piccinni. También visitó las cortes de Ansbach y Mainz. Rosetti continúa sus viajes durante los años 1783 y 1784, visitando entre otros sitios Darmstadt, Frankfurt, Mainz y Speyer. Sus obras son publicadas y conocidas en toda Europa. Sus sinfonías son frecuentemente interpretadas durante las dos últimas décadas del siglo XVIII en París y Londres. Se interpretan en los famosos “Concert Spirituel”, “Professional Concert”, “Salomon’s Concert”, etc.

En el mes de julio de 1789 consigue la plaza de Kapellmeister del duque de Mecklenburg-Schwerin que ocupó hasta su muerte.

 

Copyright © All Rights Reserved Francesc Serracanta 2014 Molins de Rei serracanta@historiadelasinfonia.es