SINFONIA DE CAMARA EN DO MENOR

La “Sinfonía de cámara en do menor”  Op.110a es una orquestación del “Cuarteto Nº 8 en do menor” Op.110 realizada por su amigo Rudolf Barshai. Shostakovich escribió el cuarteto en el mes de julio de 1960, durante una visita a Dresde, devastada por los bombardeos británicos y americanos a petición de Rusia.  Los soviéticos lo habían enviado a la República Democrática Alemana para que pusiera música al film “Cinco días, cinco noches”. El cuarteto llevaba el subtítulo “A la memoria de las víctimas del fascismo”, algo que sin duda complació a las autoridades soviéticas. Su hijo Maxim lo interpretó como un homenaje a todas las víctimas del totalitarismo.

La versión para orquesta de cuerda es una de las primeras realizadas por Barshai, bajo la dirección del compositor y con su completa aprobación, lo cual garantiza su integridad artística. La obra se divide en cinco movimientos que se interpretan sin interrupción.

El primer movimiento, largo, empieza en forma canónica presentando el famoso tema familiar de Shostakovich, DSCH, en los bajos. Continúa con una cita en modo muy lento del principio de la primera sinfonía. Luego aparece una escala descendente y un tema relacionado con su quinta sinfonía. Los temas parcialmente son recapitulados en orden inverso, enlazando sin pausa con la parte siguiente.

El segundo movimiento, allegro molto, comienza con un violento tema combinado con las notas DSCH. El segundo tema es una Danza de la muerte que proviene de su Trío para piano. Se trata de una melodía fácilmente reconocible de origen judío. Se escucha nuevamente el tema DSCH. Estos elementos se desarrollan en forma de una abreviada forma sonata.

El tercer movimiento, allegretto, empieza con el tema DSCH en los violines, seguido por un siniestro vals, también de origen judío. El segundo tema es otro grotesco vals. El ritmo cambia de ternario a binario, apareciendo una referencia a su Concierto para violoncelo. El material es recapitulado sin el tema del concierto, que es sustituido por una amplia frase de los violines.

El cuarto movimiento, largo, empieza con salvajes acordes como si se trataran de disparos. Luego aparece el tema aumentado de su Concierto para violoncelo, seguido por la canción Atormentado por una lastimosa cautividad. El tercer tema pertenece a su ópera Lady Macbeth. El tema del Concierto para violoncelo se escucha nuevamente en una corta recapitulación, junto con los salvajes acordes y el famoso tema DSCH.

El último movimiento, largo, consiste en una fuga lenta, que toma el tema  DSCH del principio de la sinfonía, en forma de una profunda reflexión con amargos rasgos. Esto nos conduce a un desolador final, sin que aparezcan señales de redención. La música termina apagándose lentamente.

DRESDE RUINASComo siempre la música de Shostakovich tiene sus dos interpretaciones. En la oficial describe la ciudad de Dresde devastada por la guerra. Los salvajes acordes del cuarto movimiento dijo que eran las bombas que caían sobre Dresde, terminando la obra con una visión apocalíptica de la destruida ciudad.

Pero la versión oculta nos parece mucho más real. El tema DSCH, que representa como hemos visto anteriormente al propio compositor, nos dice claramente que se trata de una confesión personal. Durante la época en que escribe el cuarteto confesó a sus amigos íntimos que había pensado en suicidarse. Quería escribir esta obra como una explicación a su trágica acción. Pensemos en dos hechos traumáticos que le habían ocurrido recientemente. El diagnóstico de una poliomielitis y especialmente su obligación de alistarse al partido comunista en 1960. Su hijo Maxim cuenta que su padre lloró cuando fue obligado a afiliarse al partido, como una derrota en su batalla contra el régimen. Debido a ello el compositor fue obligado a escribir en el periódico oficial Pravda, una serie de artículos condenando a la música burguesa occidental.

A lo largo de la obra realiza una serie de citas de temas que ha escrito en las diversas etapas de su vida, empezando por la de su primera sinfonía escrita a los 19 años. En el segundo movimiento la cita de la danza judía de la muerte representa que los dirigentes comunistas lo enviaban a la muerte, al forzarlo a inscribirse como miembro del Partido Comunista. En el tercer movimiento su nueva cita de música judía señala el antisemitismo soviético, que como le ocurría a él mismo sin serlo, se sentían perseguidos. Las autoridades soviéticas le habían obligado a rehabilitarse escribiendo obras como el citado concierto.

Los acordes salvajes del cuarto movimiento se pueden interpretar como los tres golpes dados en la puerta de su casa por los escuadrones de la muerte estalinistas. Desde la condena de su ópera, también citada en el cuarteto, siempre estaba espantado, durmiendo con una maleta al lado de su cama, en espera de las terroríficas llamadas.

DRESDE GALERIALa cita de la canción rusa Atormentado por una lastimosa cautividad, que es una canción fúnebre, nos muestra su dolor por la falta de libertad. También puede interpretarse como la contemplación de su propio funeral. En el último movimiento se reafirma en sus personales pensamientos, sin encontrar ninguna esperanza de un feliz desenlace. Solo la muerte podía terminar con aquella pesadilla. El cuarteto se interpretó en 1975 durante el funeral del compositor.

Como se ha comentado, el motivo del viaje de Shostakovich a Alemania, era producir la banda sonora del film “Cinco días, cinco noches” Op.111. Se trata de la primera co-producción germano oriental-soviética. Es un mediocre film sobre la salvación y restauración por las tropas soviéticas de los cuadros de la Galería de Dresde, arrasada por los bombardeos. Por suerte las obras de arte se mantuvieron ocultas en diversos sitios protegidos. Shostakovich realiza una música que es más importante que la obra para la cual estaba destinada. Su música se convierte en un himno a la cultura y a los valores morales de la humanidad y en un lamento por su permanente compromiso con los poderes de los bárbaros. En la parte dedicada a la liberación de Dresde utiliza el conocido tema de la novena sinfonía de Beethoven.