SINFONIA Nº 12 EN RE MENOR

La “Sinfonía Nº 12 en re menor”  Op.112 (El año 1917) fue terminada en el mes de agosto de 1961. La obra está dedicada a la memoria de Vladimir Lenin. Escribe esta obra después de superar la grave crisis interna que casi le lleva al suicidio. Su primera idea es realizar una obra satírica contra Lenin. Un amigo íntimo Lev Lebedinski le aconseja que no lo haga, pues además de ser demasiado peligroso nadie lo entendería. Shostakovich le contestó con una de sus frases preferidas: quien tenga oídos para escuchar...

Empieza a componer la obra como una gran sátira del comunismo, usando textos poéticos, pero finalmente recapacita viendo los peligros que aquello podría representar, escribe una nueva versión menos comprometida. La sinfonía se estrenó el 1 de octubre de 1961 en Leningrado con su Orquesta Filarmónica dirigida por Yevgeny Mravinsky, siendo como es natural bien recibida, tanto por los políticos, que la veían como una obra de una persona adicta al régimen, como por el público, que podía comprender fácilmente la obra.

Está basada en la vida de Lenin, relacionándolo con los hechos ocurridos en el año 1917. Así el primer movimiento está dedicado a su juventud, el segundo lo presenta como el líder de la Revolución de Octubre, el tercero conmemora su muerte y finalmente el último presenta su triunfo y la vida después de Lenin.

Cuando se estrenó durante el Festival de Edimburgo del año 1962, la crítica occidental la criticó al ser considerada como pura propaganda comunista. Después de la muerte del compositor, occidente redescubrió a Shostakovich como un gran compositor, que tuvo el coraje de enfrentarse desde dentro al régimen, mediante su satírico humor.

El primer movimiento, allegro moderato, lleva el subtítulo Petrogrado revolucionario. El primer tema es presentado por los bajos de la cuerda, en forma de una amplia melodía trágica, característica clásica de Rusia, que en su repetición llega hasta un crescendo desvaneciéndose abruptamente. La sección de desarrollo está dominada por repetidas frases de dos notas. Aparece un segundo tema formado por tres notas también en los bajos de las cuerdas. Se desarrolla hasta llegar a un potente climax, dominado en su parte final por unos acordes de dos notas.

SINFONIA 12El segundo tema representa al pueblo y los acordes de dos notas al propio Lenin. Shostakovich realiza de este modo su presentación. Este es el pueblo y éste es Lenin. Una en forma canónica en la cuerda. Escuchamos unas citas de la parte final de su onceava sinfonía, el coral Enfureceros, tiranos y la canción polaca La Marcha de Varsovia. Esto nos lleva hasta un poderoso climax con el tema de dos notas representando a Lenin. Termina con una recapitulación en la que aparece un tema ondulante proveniente de Lady Macbeth. En la coda los metales tocan el tema de Lenin, mientras la cuerda termina con las tres notas suplicantes que representan al pueblo.

El segundo movimiento, adagio, lleva el subtítulo Razliv. Se trata de un barrio en las afueras de San Petersburgo, donde se había retirado Lenin para planificar la revolución de Octubre. Un nuevo tema es presentado meditativamente por la trompa. Los violines empiezan una triste contemplación, que se desarrolla en forma de elegía, presintiendo los trágicos acontecimientos. Una luz se abre paso en la oscuridad cuando la inspiración le llega a Lenin. El tema pasa del fagot al clarinete. Aparece una cita de la Marcha Fúnebre por las víctimas de la Revolución. Un solo de trombón representa los planes de Lenin, es el llamado tema de la inspiración. El tema de la elegía de su undécima sinfonía se sobrepone al de las tres notas representando al pueblo, sobre un profundo redoble del bombo.

El tercer movimiento, allegro, lleva el subtítulo Aurora. Es el nombre del barco que marcó el inicio de la revolución con sus disparos. Los timbales con las cuerdas en pizzicato presentan una variante del anterior tema de la inspiración. El plan de Lenin va a convertirse en realidad. La atmósfera se hace mas tensa hasta llegar a un glorioso crescendo con el tema representando al pueblo como el verdadero protagonista y víctima al mismo tiempo. El buque Aurora envía su primera salva contra el Palacio de Invierno. La batalla es breve, dominada por el sonido violento de la percusión y el metal. El tema de la inspiración reaparece en todo su esplendor.

El último movimiento, allegro, lleva el subtítulo, el alba de la humanidad. Las trompas interpretan de modo jubiloso el tema de la Marcha Fúnebre por las víctimas de la Revolución. El segundo tema es presentado por los violines, un motivo oscilante que se transforma en una especie de danza callejera, especialmente durante su desarrollo en el que aparece el tema de Lenin. La música toma un aire más marcial llevando a una confrontación de los temas del pueblo y el de Lenin. En la parte final los temas del pueblo y el de la marcha fúnebre de las víctimas se repiten de forma festiva, lo cual nos lleva hasta la victoriosa coda, con insistentes repeticiones del tema de tres notas por los metales, señalando al pueblo como el único y verdadero héroe.

La sátira presentada por Shostakovich llega hasta la elección de una marcha fúnebre como el tema triunfal de la victoria de Lenin. Un triunfo convertido en muerte. Con esta obra se burla de manera velada, no podía hacerlo de otra forma, de los principios sagrados sobre los que se apoyaban sus enemigos. Por suerte no acertaron a descubrirlo en su momento.