KORNGOLD

Erich Korngold (1897-1957) nació en Brno en aquella época parte del Imperio Austrohúngaro y actualmente en la República Checa, el 29 de mayo de 1897. Su padre de origen judío era abogado y uno de los críticos musicales más importantes de Viena, el sucesor del famoso Eduard Hanslick, del cual recibió la primera educación musical. A los cinco años tocaba melodías al piano y sin duda era un niño prodigio que empezó a componer sus primeras obras a los siete años.

Gustav Mahler en 1906 escuchó una de sus interpretaciones al piano, una pequeña cantata que había compuesto en forma de cuento titulada "Gold" e impresionado recomendó a su padre que lo llevara al Conservatorio de Viena. Allí estudió 1909 a 1911 primero contrapunto con Robert Fuchs y con Hermann Grädener, posteriormente con Alexander von Zelinsky. En 1909 terminó su "Sonata para piano Nº 1 en re menor" y en 1910 publicaba su ballet pantomima "Der Schneemann", que se estrenó en el Hofoper de Viena el 4 de octubre de 1910. Compuesto en 1907 era su primera obra escrita mientras estudiaba con Zemlinsky que le ayudó en su instrumentación.

Su primera obra numerada es el "Trío en re mayor para piano, violín y violoncelo" Op.1 compuesto en 1910. Luego compone la "Sonata para piano Nº 2 en mi mayor" Op.2 terminada en 1911, unas obras que sorprenden por su madurez a tan temprana edad.

Los "Sieben Märchenbilder" Op.3 compuestos primero para piano en 1910, fueron luego orquestados por el propio compositor e interpretados en esta versión para orquesta en Karsbad el 27 de junio de 1911. Cada pieza refleja el ambiente característico de cada uno de los seis cuentos, pues actualmente se ha perdido la orquestación de uno de los movimientos.

La "Schauspielouvertüre" Op.4 fue la primera obra que instrumentó sin ninguna ayuda el niño prodigio. Se estrenó en 1911 en la Gewandhaus de Leipzig dirigida por Arthur Nikisch. En esta obra se observa la personalidad de su autor.

La “Sinfonietta” Op.5 fue terminada cuando tenía quince años en 1912. Su título no se refiere a su tamaño sino a su carácter alegre lejos de cualquier patetismo. En cuanto a su tamaño e instrumentación se corresponden totalmente al de una sinfonía. Necesita una gran orquesta con los instrumentos que se convertirán en típicos en sus obras, dos arpas, celesta, piano y glockenspiel.

El primer movimiento, fliessend, mit heiterem Schwunge, compuesto en forma sonata contiene un motivo de cinco notas al cual el compositor llama Motiv des fröhlichen Herzens, motivo del corazón alegre, que se convierte en el leitmotiv que une el conjunto de la obra.

El segundo movimiento, scherzo, molto agitato, rasch und feurig, empieza con un tema enérgico en ritmo ternario con una parte central, que es una forma de desarrollo del leitmotiv pero pronto es arrastrado por el ritmo del scherzo. El trío es de carácter lento, melódico y expresivo, presentando un especio de reposo antes de reiniciarse el tema rítmico del scherzo.

El tercer movimiento, molto andante, träumerisch, adopta la forma de lied. El tema es una sobria melodía interpretada por el corno inglés. El leitmotiv aparece de forma más o menos camuflada en el contrapunto de acompañamiento realizado por los bajos o en otro momento como variación en la cuerda aguda.

El cuarto movimiento, finale, patetico, empieza de un modo serio con un tema fugado pero pronto empieza un allegro de carácter amable en forma sonata, que transforma el contrapunto en un divertimento. Sus dos temas contrastantes se complementan perfectamente.

Una obra con el espíritu romántico vienés de principios de siglo, escrita por un niño extraordinariamente dotado para la música. Seguidamente compone una notable obra de música de cámara la "Sonata para violín y piano" Op.6 en 1913.

Sus dos primeras óperas compuestas con solo 17 años tuvieron un gran éxito, al ser interpretadas en Múnich el 28 de marzo de 1916. Se trata de "Der Ring des Polykrates" Op.7 y "Violanta" Op.8 ambas compuestas en un acto. Pero la que le llevó a la fama fue "Die tote Stadt" Op.12, la ciudad muerta, una ópera en tres actos compuesta en 1920.

"Viel Lärmen um nichts" Op.11 es una música escénica compuesta en 1918 para el Burgtheater de Viena para ilustrar la obra de Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces. Escrita para orquesta de cámara, arregló una suite de cinco movimientos para orquesta completa que se interpretó en las salas de concierto. También algunos números fueron adaptados para piano.

"Sursum corda" Op.13 es una obertura sinfónica compuesta en 1919, en una época que había llegado a una esplendorosa madurez. Utiliza la forma sonata en forma de un himno en el modo ampuloso de la música posromántica. No tuvo el éxito de sus anteriores producciones y pronto desapareció del repertorio. Más tarde recuperará su material temático para la música del film Robin Hood, como si quisiera que sus temas no se perdieran. Con ello se demuestra la relación que tiene su música para el cine con su música de concierto.

En 1923 escribe una nueva obra de música de cámara, el "Quinteto en mi mayor para piano y cuerdas" Op.15. El "Concierto para piano en do sostenido para la mano izquierda" Op.17 fue compuesto en 1924 para el pianista Paul Wittgenstein, que había perdido el brazo derecho durante la Primera Guerra mundial. Famosos compositores le escribieron obras. Escrito en un solo movimiento en el estilo muy personal de su autor emplea temas bastante austeros y de gran dificultad para el intérprete.

Su última gran ópera es "Das Wunder der Heliane" Op.20 compuesta en 1927 y estrenada por Bruno Walter en Berlín. A pesar de su evidente calidad no logró superar el éxito alcanzado por su anterior ópera, la ciudad muerta. No existe una evolución en su estilo, que permanece en la tradición vienesa de principios de siglo, considerada entonces una época decadente. No participará en las grandes innovaciones que experimenta la música en el siglo XX.

Con su "Baby Serenade" Op.24 compuesta en 1928 termina una primera etapa de su obra orquestal. La escribe en ocasión del nacimiento de la hijo Georg. Una pequeña suite en la que cita varias piezas infantiles.

En 1934 Max Reinhard, famoso director escénico alemán le pide que se traslade a los Estados Unidos para realizar el arreglo de la música de Mendelssohn, destinada a la adaptación cinematográfica del Sueño de una noche de verano de Shakespeare para la productora Warner Brothers de Hollywood. Kornhold llega el 31 de octubre de 1934 a Los Ángeles.

Debido al éxito conseguido con esta primera obra firma un contrato con la empresa cinematográfica. Primero trabaja desde Austria trasladándose a los Estados Unidos solo las veces estrictamente necesarias. Su primer banda sonora fue la de "Captain Blood" en 1935 protagonizado por Errol Flynn. Con la banda sonora escrita en 1936 "El caballero Adverse" gana el primer Premio Oscar a la mejor banda sonora original. En 1937 compone la banda sonora de "The Prince and the Pauper", el príncipe y el mendigo, basado en la novela de Mark Twain.

Cuando se encontraba en Hollywood escribiendo la partitura de "Robin Hood" en 1938 se produjo el Anschluss, la integración de Austria al régimen nazi. Su vida como judío se encontraba en peligro y por ello aceptó la oferta para quedarse con su familia en los Estados Unidos permanentemente. Con esta banda sonora consigue su segundo Premio Oscar.

Durante los siguientes once años escribe 18 bandas sonoras para el cine, algo que sería determinante para la historia de la música del cine norteamericano. El famoso sonido Hollywood, que se adaptaba perfectamente a su propio estilo musical posromántico. A pesar de que pensaba que era un género inferior al de sus obras de música absoluta no distinguía entre la calidad de sus obras. Entre sus bandas sonoras destacan "The Private Lives of Elizabeth snd Essex" de 1939, "Juarez" de 1939, "The Sea Hawk", el halcón de los mares, escrita en 1940, cuya brillante música contrasta con la tenebrosa de "The Sea Wolf", el lobo de mar, de 1941.

En la década de 1940 dirige la New York Opera Company en adaptaciones propias de operetas de Johann Strauss y Offenbach y en 1943 adquiere la nacionalidad norteamericana.

Después de la Segunda Guerra Mundial intenta imponerse como compositor de música seria, que el propio compositor comentó con las siguientes palabras. Realizo una mirada retrospectiva sobre mi vida y distingo tres periodos. Primero el del niño prodigio, después el de compositor de óperas en Europa y actualmente el de compositor de bandas sonoras para el cine. Creo que ahora debo tomar una decisión si no quiero terminar mi vida como músico de Hollywood.

En aquella época pensaba que la música cinematográfica desaparecería con el tiempo. Pronto aquellos films carecerían de interés y serían olvidados. Por ello su música debía conservarla de un modo menos perecedero.

Por este motivo compone en 1945 el "Concierto para violín y orquesta en re mayor" Op.35 estrenado por Jasha Heifetz en St Louis en 1947. En el concierto emplea temas de cuatro bandas sonoras, "Otro amanecer" de 1937, "Juárez" de 1939, "El caballero Adverse" de 1936 y "El príncipe y el mendigo" de 1937. Si en sus primeras músicas para el cine había empleado temas de sus primeras obras clásicas ahora se producía el caso contrario, como si quisiera integrar ambos géneros.

Nuevamente intenta regresar al género clásico con el "Concierto para violoncelo y orquesta en do mayor" Op.37 compuesto en 1946. En esta ocasión emplea la música escrita para la banda sonora de "Decepción" compuesta poco antes en el mismo año, en la cual un verdadero violoncelista interpreta el papel principal de una trágica historia de amor.

Su padre como crítico musical no podía soportar que su hijo compusiera para el cine, pues creía que se trataba de un género inferior. A finales de 1945 falleció y su hijo siguiendo sus recomendaciones en 1947 se retiró de la composición cinematográfica para dedicarse únicamente a componer para la música de concierto. Su última banda sonora fue la de "Escape me never", no me dejes, de 1947.

La "Symphonic Serenade" Op.39 para orquesta de cuerda fue empezada en 1947, poco después de sufrir su primer infarto de miocardio. Mucha parte de la partitura escrita desde el hospital de Los Ángeles mientras se recuperaba y terminada en su casa en 1948.

Compuesta en una época en la que estaba pensando en regresar a Europa pues Wilhelm Furtwängler le promete dirigir la partitura, sin haber visto todavía la obra. Se estrenó el 12 de enero de 1950 en Viena interpretada por su Orquesta Filarmónica, con una interpretación bastante desastrosa por falta de ensayos de una obra difícil para los músicos.

Con la esperanza de revivir los éxitos del pasado en 1949 regresa a Viena donde empieza la composición de una nueva obra sinfónica en la que pone todas sus esperanzas de compositor clásico. Será una nueva sinfonía.

La “Sinfonía en fa sostenido mayor” Op.40 fue terminada en Viena en 1952 y estrenada por la Radio de Austria el 17 de octubre de 1954, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Viena dirigida por Harold Byrns, a pesar de que fue descrita por la crítica como poco ensayada e interpretada mediocremente.​

En 1959, Dimitri Mitropoulos escribió: Toda mi vida he buscado el ideal moderno de composición. En esta sinfonía lo he encontrado. Voy a tocarla la próxima temporada. Pero Mitropoulos falleció, y la sinfonía, a pesar de que se interpretó varias veces en la radio europea, no fue estrenada en sala de conciertos hasta el 27 de noviembre de 1972 en Múnich, bajo la batuta de Rudolf Kempe.​

Desde entonces, la obra ha entrado en el repertorio y ha sido grabado en varias ocasiones,​ y la partitura completa ha sido publicada por Schott Musik en su serie Eulenburg y por Warner Music Spain, bajo la batuta de Pedro Halffter.​

Esta dedicada a la memoria del presidente Franklin D. Roosevelt, que murió en abril de 1945. La obra utiliza un tema que Korngold había escrito para la película de 1939 La vida privada de Elizabeth y Essex.

La obra está escrita para gran orquesta que consta de: tres flautas, doblando piccolo, dos oboes, dos clarinetes, clarinete bajo, dos fagots, contrafagot, cuatro trompas, tres trompetas, cuatro trombones, tuba, timbales, percusión con tres músicos encargados de bombo, platillos, gong, glockenspiel, marimba y xilófono, arpa, piano, doblando celesta y cuerdas.

El primer movimiento, moderato, ma energico, es intenso y tormentoso, con un irregular tema principal. Sus disonancias y su desgarro rítmico lo convierten en una de las piezas más modernas que escribió Korngold. Su carácter trágico le otorga un carácter de danza macabra. Compuesto en la clásica forma sonata el segundo tema es más relajado, pero sin abandonar el ambiente trágico.

El segundo movimiento, scherzo, allegro molto, nos conduce a un ambiente totalmente diferente. Un tema rítmico vivo parecido a una tarantela sirve como scherzo. El trío que lo interrumpe un par de veces es de carácter más dulce.

El tercer movimiento, adagio, lento, es el amplio corazón de la sinfonía. Un movimiento profundo y meditativo, en la tradición de Anton Bruckner. Un movimiento luctuoso escrito a la memoria de Roosevelt. Utiliza el tema compuesto para su banda sonora El caballero Adverse, pero transformado en una grandiosa marcha fúnebre. Después de llegar a varios apasionados clímax termina en una atmósfera de tranquila resignación.

El cuarto movimiento, finale, allegro gaio, es de carácter optimista empleando las referencias a la música de cine de La vida privada de Elizabeth y Essex y la canción, Allí. Escrito en forma sonata utiliza dos temas principales, el primero enérgico contrastando con el segundo de carácter melódico. Además emplea otros motivos que dan al movimiento un aspecto calidoscópico,

El compositor se encuentra que Viena ha cambiado y su obra se ha olvidado. No logra que reaparezcan sus primeras obras con las que había alcanzado la fama. Su sinfonía no logra emocionar al público. El estilo musical ha cambiado totalmente y su música se encuentra desfasada, siendo rechazada por romántica. Decepcionado regresa a Hollywood en 1955.

Sus última composiciones fueron dos breves piezas que compuso para orquestas escolares. "Tema y variaciones" Op.42 en 1953 y "Straussiana" en el mismo año, un homenaje a Johann Strauss.

En 1956 colabora nuevamente con el mundo del cine en una adaptación de la música de Wagner para el film "Magic Fire". Muere el 29 de noviembre 1957 en Hollywood víctima de una embolia cerebral.