PLEYEL

Ignaz Joseph Pleyel (1757-1831) aunque nació en Ruppersthal (Baja Austria) el 18 de junio de 1757 lo incluimos entre los compositores franceses por realizar casi toda su labor en Francia y adoptar la nacionalidad francesa. Su nombre original era el de Ignaz  Pleyl hijo de un maestro de escuela, organista y sacristán.

Recibió de su padre las primeras lecciones musicales. Dotado para la música, estudia en Viena perfeccionándose con el compositor Jean-Baptiste Vanhal. Su maestro Vanhal lo envió a Haydn para que se perfeccionase. Después de una corta estancia como maestro de capilla del conde Erdödy, viaja a Italia donde compone obras con destino al rey de Nápoles.

En 1783 obtiene la plaza de segundo maestro de capilla de la catedral de Estrasburgo, cuyo maestro de capilla era F.X. Richter, al que sustituye a su muerte en 1789. Toma parte activa en la Revolución Francesa, tanto que actualmente se cree, que fue el verdadero creador de La Marseillaise, mientras acompañaba a Roger de Lisle, autor del texto. Sin embargo problemas importantes con el nuevo régimen lo hacen exilarse a Inglaterra.

En Londres recibió una invitación para dirigir los Professional Concerts desde diciembre de 1791 hasta mayo de 1792. Allí se relacionó con Haydn que participaba en sus directos rivales los conciertos Salomon.

En 1795 se instala definitivamente en París, creando una editorial musical y la célebre fábrica de pianos Pleyel. Su casa editora publicó todos los cuartetos de Haydn, entre muchas otras obras. Parece que además de músico fue un excelente comerciante. Su editorial fue tan importante como la casa Artaria de Viena o la Breitkopf de Leipzig, líderes en su época.

Su música se considera conservadora, seguidora de Haydn. Mostró poco interés en las nuevas obras de Beethoven y la música romántica que nacía en su época. Se conocen unas 41 sinfonías de Pleyel, además de 6 sinfonías concertantes.

La musicóloga Rita Benton en su obra Ignace Pleyel. A Thematic Catalogue of His Compositions, publicada en New York en 1977 numeró cronológicamente por géneros las obras del compositor, añadiéndoles los números de Opus Benton.

De este mod las obras orquestales de Pleyel llevan los números desde Benton 101 hasta Benton 220. Dentro de este grupo las Sinfonías Concertantes van desde Benton 111 hasta Bentos 116 y las Sinfonías desde Benton 121 hasta Benton 161.

Prácticamente desconocidas por el público y la mayoría sin editar, en los últimos tiempos han despertado el interés, publicándose muchas grabaciones de las mismas.

La “Sinfonía en si bemol mayor” Benton 125 fue compuesta entre 1782 y 1784

El primer movimiento, allegro assai, está escrito en forma sonata recordando el estilo de Haydn. El compositor muestra maestría en el manejo de la forma mediante un destacado desarrollo.

El segundo movimiento, andantino un poco allegro, presenta un tema delicado y sutil haciendo un notable uso de los instrumentos de viento.

El tercer movimiento, minuetto, presenta un tema vigoroso en ritmo de minueto, que contrasta con el alegre y ligero trío central. Finalmente como es norma se repite la primera parte de forma abreviada.

El cuarto movimiento, finale, allegro, es de carácter impetuoso con un tema principal enérgico, que se desarrolla con buen humor y concentración intelectual, demostrando que su estilo colocaba al compositor entre los mejores de su época, pudiendo competir con el propio Haydn.

La “Sinfonía en sol mayor” Benton 130 fue compuesta en 1786 en el mismo periodo que la anterior mostrando la misma calidad y su elegancia temática.

El primer movimiento, allegro assai, está escrito en forma sonata con un primer tema enérgico y un elegante segundo tema de carácter lírico

El segundo movimiento, andante, escrito en forma tripartita combina la gravedad de expresión con una orquestación exquisita, como se demuestra en la parte central del movimiento mediante un solo de oboe acompañado por las trompas.

El tercer movimiento, minuetto, allegretto, posee un tema principal ligeramente rítmico, contrastando con el trío de carácter lírico y delicado. Termina con el tema principal sin repeticiones.

El cuarto movimiento, rondo, presto, muestra el estilo ligero y alegre del compositor, característico de sus últimos movimientos, que no es de extrañar que adorara el público asistente a sus conciertos.

La “Sinfonía en re menor” Benton 147 fue compuesta en 1791 siendo interpretada en uno de los Professional Concerts en las Hanover Square Rooms de Londres. Orquestada para flauta, dos oboes, fagot, dos trompas, dos trompetas, timbales y cuerda.

El primer movimiento, maestoso, allegro con spirito  quasi presto, está precedido por una breve introducción lenta evocando al Don Giovanni de Mozart. Continua con un allegro compuesto en forma sonata, con un primer motivo insistente de carácter dramático y grave, seguido por el segundo tema contrastante de carácter lírico presentado por los primeros violines. Estos dos temas se emplean en la sección de desarrollo seguida por una breve recapitulación.

El segundo movimiento, adagio, que no usa ni trompetas ni percusión toma la forma de un rondó lento, con una frase elegíaca en modo menor, que contrasta con una segunda en modo mayor.

El tercer movimiento, menuetto e trio, allegretto, presenta un tema rítmico elegante en modo mayor con un trío más relajado iniciado por el viento que posee un gran desarrollo. Termina con una breve repetición del tema inicial.

El cuarto movimiento, rondo, allegro, empieza con un tema rítmico brillante al estilo de Haydn, contrastando con un episodio en modo menor, que empieza de modo delicado mediante las maderas y termina con un tutti ruidoso, seguido por la reaparición del tema principal evocando un concierto para flauta en miniatura.

La lucha del compositor para librarse de la influencia de Haydn aumentó en 1792 cuando ambos se encontraron en Londres frente a frente apareciendo como figuras invitadas en series de conciertos rivales.

A pesar del gran éxito logrado por el compositor con sus sinfonía en Londres fue Haydn quién se llevó las mejores críticas con su gran serie de sinfonías londinenses que quedaron como obras maestras para la posteridad.

Pleyel parece que reconoció su inferioridad por lo cual a su regreso a Francia su producción disminuyó notablemente. La fundación de la Casa Pleyel en 1795, dedicada a la edición de partituras musicales, marcó un punto de transición en la vida del compositor. De un compositor que editaba se convirtió en un editor musical que también componía.

Con ello luchaba contra la piratería que se presentaba con multitud de arreglos de sus obras en versiones no autorizadas, en una época en la que aun no existía el derecho de propiedad musical.

El "Concierto para flauta en do mayor" Benton 106 compuesto en 1797 también tiene versiones para clarinete y para violoncelo realizadas por el propio compositor. Tiene influencia de Mozart en el tratamiento de las partes solistas y como siempre destaca el movimiento final.,

La “Sinfonía en do mayor” Op.66, Benton 154 fue compuesta en 1803 siendo contemporánea de la tercera de Beethoven. Publicada por André de Offenbach en 1829 que le otorgó su número de opus. Está orquestada para flauta, dos oboes, dos fagots, dos trompas, dos trompetas, timbales y cuerda.

El primer movimiento, adagio, allegro, está precedido por una sección lenta con ritmos punteados. Sigue un allegro agitado escrito en forma sonata dotada de dos temas principales presentando una escritura musical muy delicada. La sección de desarrollo está basada en modulaciones del primer tema y la recapitulación comienza con el segundo tema y el tema principal hace una breve aparición antes del final.

El segundo movimiento, adagio, correspondiente al movimiento lento no utiliza ni trompetas ni timbales. Se basa en un tema ceremonioso presentado por la cuerda en sordina que se repite de forma variada.

El tercer movimiento, menuetto  e trio, allegretto, presenta su tema rítmico al estilo de Haydn con un trío central en ritmo de vals con participación de la flauta. Termina con la repetición del tema inicial de forma abreviada.

El cuarto movimiento, tempo giusto, adopta la forma de rondó, que no es tan inocente como parece por su alegre rítmico tema principal, especialmente en su sección central que empieza la flauta en modo menor.

La “Sinfonía en sol mayor” Op.68, Benton 156 fue compuesta en 1804 y publicada por André de Offenbach en 1838 que le otorgó su número de opus. Está orquestada para dos flautas, dos oboes, fagot, dos trompas y cuerda.

El primer movimiento, allegro vivace assai, está escrito en forma sonata con un primer tema de carácter ligero, que contrasta con el elegante tema secundario. La extensa sección de desarrollo está basada principalmente en el comienzo del tema principal, terminando con una reexposición variada.

El segundo movimiento, adagio, posee dos secciones. La primera presenta un tema con características de Mozart. La segunda emplea el material presentado en la primera. Un notable movimiento por su carácter lírico y caluroso y por la importancia dada para cada una de las maderas a las que otorga oportunas cadencias.

El tercer movimiento, menuetto e trio, posee un tema rítmico de minueto y un alegre trío protagonizado por una de las flautas acompañada por la cuerda en pizzicato. Una breve repetición del tema inicial cierra el movimiento.

El cuarto movimiento, rondo,allegro, consiste en una forma de rondó con el tema principal al estilo de una danza campesina, que podría haber servido como un tema de opereta inglesa. En una de las secciones intermedias aparece el primer oboe ligado al retorno del tema principal mediante una transición dramática a la cual el compositor hace nuevamente alusión hacia el final del movimiento.

Además de las 41 sinfonías contabilizadas hasta la actualidad Pleyel compuso seis sinfonías concertantes para diversos instrumentos solistas clasificadas por Benton con los números del 111 al 116.

La “Sinfonía Concertante en si bemol mayor” Benton 112 para oboe, fagot y orquesta fue compuesta en 1791 como su segunda sinfonía concertante en su instrumentación original, para violín, viola y orquesta. Poco después fue arreglada por Michel-Joseph Gebauer (1763-1812) para oboe y fagot. Una obra muy popular en su tiempo de la cual se hicieron numerosos arreglos para diversos instrumentos.

El primer movimiento, allegro moderato, empieza con un tutti inicial exponiendo el primer tema de una forma sonata, seguido por el tema secundario.

El segundo movimiento, rondo, allegretto,comienza con la exposición del tema principal del rondó que se repetirá dos veces separado por los couplets intermedios.de muy diferente longitud. Termina con un allegro assai derivado del tema del rondó, que sirve como conclusión de la sinfonía.

La “Sinfonía Concertante en fa mayor” Benton 113 para flauta, oboe, fagot, dos violines, viola, viloncelo, contrabajo y orquesta fue compuesta en 1792 siendo su cuarta sinfonía concertante. Es una especie de sinfonía para dos orquestas, la primera compuesta por un octeto de solistas y la otra compuesta por cuerda, dos trompas y trombón.

El primer movimiento, allegro, está escrito en una extensa forma sonata ampliada por la participación del octeto solista. El tema principal es presentado mediante la oposición entre los dos grupos orquestales. El tema secundario es presentado por fagot y violoncelo. Continúa con una extensa sección de desarrollo, terminando con una abreviada recapitulación.

El segundo movimiento, adagio espressivo, posee un carácter de romance y a pesar de su brevedad está dividido en tres partes simétricas

El tercer movimiento, thema, andante grazioso, variationen, está compuesto por un tema seguido por siete variaciones.

El cuarto movimiento, presto, sin tener ninguna relación con las anteriores variaciones hace la función de coda de la obra.

La “Sinfonía Concertante Nº 5 en fa mayor” Benton 115 para flauta, oboe, fagot, trompa y cuerda fue compuesta en 1805. Existe una segunda versión para piano en vez de trompa catalogada como Benton 115A.

El primer movimiento, allegro con brio, escrito en forma sonata muestra la influencia de Haydn, pero también influencias francesas por sus particulares ritmos más vivos que los de su maestro.  El oboe y el fagot se emplean como instrumentos melódicos mientras que la trompa realiza principalmente funciones de timbre y armonía.

El segundo movimiento, tempo di minuetto grazioso, presto, se encuentra dividido en dos partes. Presenta un tema rítmico de minueto en dos partes con diversas modulaciones, seguido por un breve presto con ritmo de giga, que en sus últimos compases los instrumentos solistas vuelven a interpretar el segundo tema del minueto.

La “Sinfonía en fa mayor” (Sinfonía Periodica Nº 6) Benton 140 data de 1789. Es una de las sinfonías en que la influencia de su maestro Haydn es más notoria.

El primer movimiento, allegro commodo, empieza con un tema que evoca el principio de la Sinfonía Nº 8 “Le soir” de Haydn.

El segundo movimiento, adagio, hace referencia a la célebre sérénade del Cuarteto de cuerda Op.3 Nº 5 de Joseph Haydn. Pero también evoca el mundo sonoro de Mozart y las características de la música francesa. Este modo de incluir en sus obras todos los estilos de su época le proporciona un carácter muy personal.

El tercer movimiento, minuetto e trio, es notable por su equilibrio clásico y las respuestas de lo vientos con un carácter muy vienés.

El cuarto movimiento, finale, como siempre en sus obras es el más avanzado, señalando el comienzo del romanticismo con sus timbres graves de la cuerda y sus atrevidos cambios de tonalidad.

PÁGINA EN REDACCIÓN