BIZET

Georges Bizet  (1838-1875) nació el 25 de octubre de 1838 en París. Hijo de un peluquero y profesor de canto pronto mostró afición por la música, ingresando en el Conservatorio de París a la edad de nueve años, obteniendo todos los premios. Entre sus maestros se encontraba el también compositor Jacques Halévy con cuya hija se casaría más tarde.

La “Sinfonía en do mayor” fue compuesta en 1855 mientras estudiaba en el Conservatorio. Tomó como modelo la “Sinfonía en re mayor” de Gounod, de la que había realizado una trascripción para piano a cuatro manos. Empleó la misma instrumentación, cuerdas, doble madera, cuatro trompas, dos trompetas y timbales.

La sinfonía permaneció inédita hasta el año 1935. Tenida por su autor como un capricho de juventud, la suprimió de su catálogo. La obra fue encontrada por Jean Chantavoine en 1933, en un montón de manuscritos dados al Conservatorio de París por el compositor Reynaldo Hahn. Luego se estrenó en Basilea bajo la dirección de Félix Weingartner en el año 1935. La obra con un aire fresco, pero ya marcada por su peculiar estilo, se ha convertido en su pieza sinfónica más popular.

El primer movimiento, allegro vivo, empieza con una figura rítmica de tres notas, que emplea de un modo parecido al usado por Beethoven en su quinta. El segundo tema que es más relajado y melodioso, es interpretado con ayuda de oboes y flautas. El desarrollo se basa preferentemente en este tema, pero con repetidas intromisiones del primero.

El adagio es una pieza de sabor pastoral. Empieza con una frase de introducción antes de que el oboe participe con una sinuosa melodía de aire oriental en forma de cantilena. La cuerda responde con un sereno tema de aire lírico operístico. Esta cálida parte lírica se interrumpe por una sección en forma de fuga, basada en el motivo que acompaña la introducción. Después de unos compases de transición, retorna el tema de la cantilena en el oboe, con el que termina el movimiento.

El scherzo empieza con un tema rítmico con sabor de giga escocesa, que enlaza con un amplio tema lírico al estilo de Mendelssohn. El trío consiste en el empleo de la giga con una instrumentación de sabor rústico campesino. Termina repitiendo, como es habitual, el scherzo.

El finale es un jubiloso allegro vivo, una exuberante página llena de fuerza juvenil. Empieza con un rápido motivo oscilante en las cuerdas, que se detiene unos compases durante los cuales el viento interpreta una alegre marcha. Un tercer tema lírico es interpretado por las cuerdas. La obra termina de modo brillante y elegante.

Como era costumbre en la época, Bizet pone todas sus esperanzas en conseguir ganar el Prix de Rome, tema comentado en el capítulo correspondiente a Berlioz. Consigue el segundo premio con su cantata “David” y finalmente en 1857 gana el primer premio con otra cantata “Clovis et Clotilde”.  Después de pasar tres años en la Academie de France de la capital romana, en 1860 regresa a Francia.

La “Sinfonía Nº 1 en do mayor”  (Roma) tiene un largo periodo de gestación. Durante su viaje de regreso a Francia en 1860 empezó la obra, llamándola en un principio “Roma, Venecia, Florencia y Nápoles”, intentando darle una forma de sinfonía. Pero solo terminó el scherzo que se estrenó el 11 de enero de 1863 en los Concerts Pasdeloup. En el año 1866 terminó la primera versión de la obra, pero la reviso drásticamente, escribiéndolo todo nuevamente, excepto el scherzo. Estos tres movimientos revisados fueron estrenados el 28 de febrero de 1869 bajo la dirección de Jules Pasdeloup.

Bizet continuó la revisión de la obra en 1871 pero no llegó a estrenar la versión completa. El estreno de esta versión revisada completa tuvo lugar en 1880, cinco años después de su muerte, dirigida también por Jules Pasdeloup. La obra fue publicada de modo póstumo con el título de “Troisième Suite de Concert”, las dos Suites anteriores son las dos de “La Arlesiana”.

Se puede dudar sobre el tipo de género al que pertenece la obra, una sinfonía o una suite. Posee una estructura en cuatro movimientos como los de una sinfonía.

En el concierto del 28 de febrero todavía no tenía el título de Roma. Su título con el que se presentaron los tres movimientos fue el de “Souvenirs de Rome, Fantaisie symphonique”. Cada movimiento tenía un subtítulo. Une chasse dans la fôret d’Ostie, Une procession, Carnaval de Rome. Estos títulos estaban destinados a evocar sugerencias en el público, con una música que apenas posee detalles descriptivos.

El primer movimiento empieza con un andante tranquillo lleno de serenidad interpretado por las cuerdas, que luego pasa a la orquesta con mas solemnidad. Sigue un allegro agitato ma non troppo presto, en el que contrasta la fuerza del tema inicial con el romántico tema secundario. La parte final vuelve al andante del inicio de la obra.

El scherzo es vivaz, con la excelente orquestación propia de Bizet. El trío melódico le da el necesario contraste. Como es habitual el scherzo se repite.

El tercer movimiento es un andante molto cuyo recogimiento sugiere el de una procesión. Se trata de una larga cantinela con poca variación temática.

Termina con un allegro vivacissimo que subtitula como Carnaval. Evoca la animación del Carnaval Romano mediante el uso de aires de danza parecidos al saltarello. Una brillante coda termina la obra.

Bizet compone su ópera “Los pescadores de perlas” en 1863, estrenada con poco éxito. Su estilo ya plenamente personal choca con el conservadurismo francés. En 1869 se casa con Geneviève Halévy, la hija de su maestro. Pero no fue un matrimonio feliz, especialmente por culpa de su suegra.

Sus mayores éxitos llegaron a finales de su vida con “La Arlesiana” en 1872 y “Carmen” estrenada el 3 de marzo de 1875. Pero el 3 de junio de 1875 moría en Bougival de una enfermedad coronaria.