GLINKA

Michail Glinka  (1804-1857) nació en Novospasskoye (Smolensk) el 1 de junio de 1804, en el seno de una familia acomodada, unos ricos terratenientes. Estudió piano, violín y canto, pero sin recibir una verdadera formación académica. Estudió en San Petersburgo. Trabajó como funcionario en una cancillería zarista hasta que en 1828 decidió dedicarse enteramente a la música. Como puro aficionado había intentado escribir algunas obras durante este periodo. Entre ellas, durante el año 1824 empezó una “Sinfonía en si bemol mayor” que dejó inacabada.

GLINKAA partir del año 1830 decide viajar por Europa. Visita Italia estudiando su tradición operística y en el año 1833 estudia composición en Berlín con Siegfried Dehn, un alumno de Beethoven.

La “Sinfonía sobre dos temas rusos” fue escrita durante el invierno entre los años 1833 y 1834 mientras estudiaba composición en Berlín. Era la primera vez que se intentaba la introducción de material folclórico ruso en una sinfonía. La obra quedó inacabada. Compuso un único movimiento sin llegar a terminarlo. Pasaría un siglo antes de que el compositor y musicólogo soviético Vissarion Shebalin en el año 1937 terminara el movimiento. Intentó observar cuidadosamente el estilo del autor. La sinfonía fue finalmente editada en el año 1948.

El primer tema es lento con la típica melancolía del alma rusa. En contraposición el segundo tema es alegre y rítmico. Es presentado en una forma mozartiana llena de frescor. La flauta vuelve a repetir el primer tema antes de ser tomado por la orquesta. A pesar de no ofrecer un perfecto desarrollo, posible causa de la interrupción de la obra, su instrumentación es brillante, realzando las líneas melódicas.

A su vuelta de Berlín compuso su gran ópera “La vida por el Zar”, creando una obra nacionalista que se oponía a la ópera italianizante que dominaba el escenario. En 1842 compuso su segunda ópera “Russlan y Ludmila”. Viajó por Europa llegando a visitar Andalucía que le inspiró diversas obras. En 1857 vuelve a Berlín con la intención de proseguir sus estudios, encontrando allí la muerte.