KARKOFF

Maurice Karkoff (1927-2013) nació el 17 de marzo de 1927 en Estocolmo. Estudió teoría de la música con Karl-Binger Blomdahl desde 1944 hasta 1946. Estudió piano en el Colegio Real de Música de Estocolmo, graduándose en pedagogía pianística en 1951. Entre los años 1948 y 1953 estudia composición con Lars-Erik Larsson, contrapunto y dirección de orquesta. Amplia sus conocimientos de composición con Erland von Koch, Vagn Holmboe, André Jolivet, Wladimir Vogel e instrumentación con Jörgen Jersild.

KARKOFFTrabaja como crítico musical del Stockholmstidningen desde 1962 hasta 1966. Enseña teoría de la música y composición en el Instituto de la Música Comunal de Estocolmo desde 1965 hasta su jubilación en 1996.

Desde 1954 escribe obras sinfónicas, entre ellas una docena de sinfonías y cinco sinfoniettas. Solo daremos un listado de las mismas, analizando únicamente las tres que se han grabado discográficamente.

La “Sinfonietta Nº 1”  Op.12 fue compuesta en 1954. Escrita para orquesta de cámara se estrenó en Sandviken el 3 de febrero de 1957, interpretada por la Gävleborgs läns orkesterförening, dirigida por Gunnar Staern.

La “Sinfonía Nº 1” Op.17 fue compuesta entre 1955 y 1956.

La “Sinfonía Nº 2” Op.25 compuesta en 1957, se estrenó el 5 de enero de 1959, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca dirigida por Sten Frykberg.

La “Sinfonía Nº 3” (Sinfonia breve) Op.38 compuesta entre 1959 y 1960, se estrenó el 10 de enero de 1960, interpretada por la Gävleborgs läns orkesterförening, dirigida por Gunnar Staern.

En 1962 compone las “7 Pezzi per grande orchestra” Op.63, una obra expresionista llena de dolor, por el miedo causado por una posible confrontación nuclear, en aquella época de la llamada guerra fría. Estudia en Israel con el compositor Boscovitch.

La “Sinfonía Nº 4”  Op.69  fue compuesta en 1963 como resultado de sus estudios en Israel, donde entró en contacto con la música folclórica oriental. Es un pedido de la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca, que la estrenó en uno de sus conciertos públicos el 4 de abril de 1964, dirigida por Stig Westerberg. Está orquestada para tres flautas, dos oboes, tres clarinetes, dos fagots, cuatro trompas, tres trompetas, trombón, tuba, timbales, tres percusionistas, arpa, celesta y cuerda.

El primer movimiento, Introduzione: Largo-Allegro, empieza mediante llamadas angustiosas del metal. Utiliza una música atonal, para expresar el malestar causado por la guerra y la difícil posguerra vistas desde Israel. Una música dura que aumenta su nivel hasta llegar a la coda.

El segundo movimiento, adagio, continúa expresando un ambiente de malestar y desolación, mediante amplias frases atonales de la cuerda.

El tercer movimiento, Finale: Allegro vivace, contrasta con los anteriores movimientos. Aunque continúa usando la música atonal, presenta una gran energía, expresando vitalidad y un juvenil optimismo. Una exaltada coda cierra la obra.

Se trata de una obra de música expresionista difícil de escuchar para los aficionados a la música.

La “Sinfonía Nº 5” (Sinfonia da camera) Op.72 compuesta entre 1964 y 1965, se estrenó el 14 de noviembre de 1965, en Gävle interpretada por la Gävleborg läns orkesterförening, dirigida por C. R. Larsson.

“Vision for orchestra” Op.79, es una breve obra compuesta en 1965, pensada para que un público amateur pueda comprenderla. Aunque utiliza un estilo moderno, su expresividad es fácilmente comprensible, por ello se ha convertido en una de sus obras más ejecutadas.

La “Sinfonietta grave” (La montagna di rame)  Op.95 fue compuesta entre 1968 y 1969. Escrita para pequeña orquesta comprendiendo una guitarra, se estrenó en Falun el 10 de octubre de 1969, interpretada por la Dalarnas orkesterförening dirigida por Birger Weigert. Es su segunda sinfonietta.

La “Sinfonía Nº 6” Op.117 compuesta en 1972 y revisada en 1975, se estrenó el 12 de octubre de 1974 en Estocolmo. Interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca dirigida por Stig Westerberg.

La “Sinfonía Nº 7” (Sinfonia da camera) Op.128 fue compuesta en 1975 para pequeña orquesta. Se estrenó el 9 de noviembre de 1976, en Trondheim, interpretada por la Trodheims kammarorkester dirigida por Finn Audun Oftedal.

La “Sinfonía Nº 8” Op.145 compuesta entre 1979 y 1980 se estrenó el 8 de enero de 1995 en la Radio Sueca, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca dirigida por Michael Adelson.

“A Short Symphony”  Op.147 fue compuesta entre 1980 y 1981, estando orquestada para banda sinfónica. Se estrenó en Estocolmo el 27 de septiembre de 1982, interpretada por la Regionmusiken i Stockholm dirigida por Per Lyng.

La “Sinfonía Nº 9”  (Dolorous Symphony)  Op.149  fue compuesta entre 1981 y 1982, instrumentada para orquesta de cuerda. Después de la composición de su octava sinfonía empezó a vacilar pensando en la trascendencia de escribir una novena sinfonía, algo que no podía superar. Por ello escribe tres nuevas obras breves sin numerar. Cuando está componiendo la décima en 1984, renombró a la que tenía mas peso de sus tres obras anteriores, la Dolorous Symphony como novena sinfonía.

El primer movimiento, adagio, empieza con un tema grave expresando una profunda tristeza. Está formado por estructuras lineales con armonías complejas. Su carácter es elegíaco empleando un estilo en que contrasta partes solistas con masivas intervenciones de la cuerda. Finaliza con una expresión profundamente dolorosa.

El segundo movimiento, con moto, empieza de un modo más rápido, pero pronto aparece una sección meditativa continuando su dolorosa expresión. Luego reaparece la sección rápida inicial con mayor violencia, terminando de un modo abrupto.

El último movimiento, adagio, continúa con su ambiente elegíaco, empleando estructuras menos complejas. La tensión va aumentando progresivamente, para luego continuar en una calma aparente. La parte final vuelve a ser tensa, terminando con una coda que no disipa el sentimiento doloroso.

La “Sinfonia piccola” Op.151 compuesta entre 1982 y 1983 se estrenó 18 de junio de 1986 en el Konserthuset de Estocolmo, interpretada por la Filharmonikerna dirigida por Kerstin Nerbe. Por su brevedad, a pesar de estar orquestada para gran orquesta la consideró como su cuarta sinfonietta.

La “Sinfonía Nº 10” Op.158 compuesta entre 1984 y 1985, se estrenó en Norrköping el 9 de junio de 1988, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Norrköping dirigida por Jan Latham-Koenig.

La “Sinfonietta Nº 5”  Op.170 fue compuesta entre 1989 y 1990, estando orquestada para pequeña orquesta. Se estrenó en el Kristinehallen de Falun el 16 de enero de 1992, interpretada por la Falu Sinfonietta dirigida por Claes Mehritz.

La “Sinfonía Nº 11”  (Sinfonia della vita)  Op.202  fue compuesta entre 1993 y 1994. Esta orquestada para tres flautas, oboe, clarinete, fagot, tres trompas, dos trompetas dobladas en cornetas, tuba, percusión ampliada y cuerda.

El primer movimiento, moderato, empieza con un motivo parecido al canto de un pájaro, como si quisiera indicar que se había inspirado en la naturaleza. Un motivo con un intervalo de cuarta servirá como leitmotiv de la obra. En la liturgia judía el motivo de Adonai o sea de Dios, es cantado con un intervalo de cuarta. Karkoff habla de esta obra como si fuera una Misa sinfónica.

El segundo movimiento, adagio, toma la forma de un himno, apareciendo también el motivo del intervalo de cuarta. El himno se desarrolla en forma de diversas variaciones.

El último movimiento, allegretto, está dominado por ritmos de danza, tomando el motivo divino, el Adonai, como su célula germinal. En la parte central encontramos una sección lenta en una forma algo solemne, para retornar a los motivos rítmicos iniciales.

La atmósfera de la sinfonía, si la comparamos con las anteriores descritas, es más optimista. Hablando de ella, el compositor nos dice, que el último movimiento representa la alegría en forma de danza, que quizás ha existido alguna vez. En mi fantasía es quizás una danza ritual de los tiempos bíblicos, la llamada Succoth o Fiesta de los Segadores.

La “Sinfonía Nº 12” Op.206 compuesta entre 1994 y 1996, es la última de sus obras sinfónicas. Utiliza una orquesta reducida, con madera simple, excepto tres flautas como en su anterior sinfonía, dos trompas, dos trompetas, trombón, timbales, tres percusionistas y cuerda.

Karkoff ha compuesto una amplia colección de música vocal, además de música de cámara. En muchas de sus obras reina una gran seriedad, en un estilo bastante duro y de difícil comprensión. Sus orígenes judíos se ven reflejados en el dramatismo de muchas de sus obras, influenciadas por los sufrimientos y persecuciones durante la guerra. Su ópera “Gränskibbutzen”, el Kibbutz de la frontera, sigue la misma línea. Su hijo Ingvar Karkoff ha seguido su profesión, escribiendo tres sinfonías hasta la actualidad.