OSTRCIL

Otakar Ostrčil (1879-1935) nació en Praga el 25 de febrero de 1879, donde pasó toda su vida. Estudió Filosofía en la Universidad simultáneamente con teoría de la música y composición de modo privado con Zdeněk Fibich. Desde sus primeros días de estudiante fue un amigo cercano de Zdenĕk Nejedlá, cuya voz abierta en musicología formó el mayor apoyo crítico de Ostrčil. Trabajó como director en el Teatro Vinohrady entre 1914 y 1919.

Conocido como compositor de óperas, entre ellas "Vlasty skon" (La muerte de Vlasta) Op. 5 compuesta en 1903 y estrenada en el Teatro Nacional de Praga el 14 de diciembre de 1904, que le había proporcionado cierto renombre.

La “Sinfonía en la mayor” Op.7 fue compuesta entre 1903 y 1905 durante la etapa juvenil del compositor, mostrando una gran influencia de su maestro Fibich. Se estrenó el 25 de abril de 1906 interpretada por la Orquesta Filarmónica Checa dirigida por František Spilka. La ejecución fue bastante defectuosa y solamente en su segunda audición dirigida por el propio compositor en 1916 se pudo apreciar realmente su valor.

El primer movimiento, moderato assai, escrito en la forma clásica sonata posee dos motivos principales contrastantes, el primero presentado por la cuerda de carácter amable, que cuando es tomado por el viento adquiere cierto carácter épico y el segundo de forma melódica. Continúa con una sección de desarrollo de carácter lírico como una evocación primaveral.

El segundo movimiento, quasi maestoso, corresponde al scherzo. En el trío el uso de un ländler nos recuerda a Mahler. El tema principal es presentado por la trompa en forma de llamada siendo contestado por la orquesta de modo rítmico y optimista al estilo de Weber. El trío es de carácter lírico de forma melódica. Es una imagen sonriente y a la vez grotesca perteneciente al cuento de Alois Jirásek "La caza de Záhořani" sobre el cual había pensado escribir una ópera. El tema principal y el del trío se repiten.

El tercer movimiento, moderato, corresponde al movimiento lento de carácter lírico. Las trompas inician este movimiento de aspecto relajante. Las trompas juegan un importante papel, pero en la parte central la cuerda le proporciona la expresión más intensamente, llevando el tema a su clímax. Termina de forma calmada con participación de la madera.

El cuarto movimiento, vivace, es de carácter vivo y juguetón. La música es una síntesis de Dvořák y la primera época de Mahler. El tema principal de carácter rítmico posee en su segunda parte un característico rasgo melódico de fácil recuerdo. La sección central es más sosegada, pero pronto regresa el tema principal para arrastrarnos hacia un bullicioso final.

Una sinfonía de carácter juvenil influenciada por su maestro Fibich acercándose a la primera época de Mahler. Una obra incluida en el romanticismo, pero que permite adivinar la evolución de su autor hacia una expresión más moderna.

"Osiřelo dítě" (El cuento del huérfano) Op. 9 compuesto en 1907 consiste en una balada para mezzosoprano y orquesta. Una triste historia sobre un niño que perdió a su madre en un ambiente musical de carácter romántico. La "Suite en do menor para gran orquesta" Op.14 fue compuesta en 1912 en un lenguaje musical más moderno, liberado de la influencia de su maestro.

La "Leyenda de la Santa Zita" Op.17 es una cantata para tenor, coro mixto y orquesta sobre un texto de Jaroslava Vrchlického compuesta en 1913, sobre la vida de la Santa italiana patrona del servicio doméstico. Para no ser acusada por sus amos convierte el pan que repartía entre los pobres en rosas.

La “Sinfonietta” Op.20 fue compuesta en 1921. Su título nos puede llevar a engaño porque es una obra sinfónica tan importante como la sinfonía. Puede ser que el autor le haya dado este nombre al poseer dos movimientos líricos, que la separan de la normal estructura sinfónica, pero no por su importancia.

El primer movimiento, moderato, es de carácter grave reflejando la angustia y la desilusión ocasionada por la Primera Guerra Mundial, algo parecido a lo que encontramos en las sinfonías de Myaskovsky compuestas en la misma época. El estilo con respecto al de su anterior sinfonía ha cambiado totalmente, hacia una realización más moderna con un aire tenso y dramático. El movimiento termina mediante una dramática coda.

El segundo movimiento, adagio, consiste en un intermedio lírico más relajado, pero con un tema sombrío y reflexivo que intenta elevarse sin conseguirlo plenamente, solo aumentando su carácter expresivo.

El tercer movimiento, scherzando, nos presenta un motivo rítmico pero sin alegría, dotado de un sentimiento de intranquilidad. La sección correspondiente al trío es más sosegada con intervención de la flauta. Finaliza con la vuelta al tema rítmico inicial.

El cuarto movimiento, andantino, corresponde al segundo intermedio lírico. Empieza mediante un amplio y sinuoso solo de clarinete, sumido en un ambiente de resignación. Después de momentos algo más alegres vuelve a la calma inicial.

El quinto movimiento, molto allegro, escrito en forma sonata, empieza con un tema ascendente con un carácter más optimista, contrastando con el segundo tema más dramático. Después de la recapitulación el tema inicial cierra brillantemente la sinfonía.

Una obra escrita en el lenguaje de la madurez del compositor, con un carácter expresivo que refleja la situación de la época después de la guerra.

"Léto" (Verano) Op.23 es un poema sinfónico en dos movimientos escrito en 1927. Una música dotada de cierto sentimiento de optimismo. "El Calvario o El Camino de la Cruz" Op.24 terminado el primero de julio de 1928, consiste en una serie de variaciones orquestales. dónde el compositor llega a su expresión culminante, al final de su evolución progresiva.

Compuesta por catorce variaciones correspondientes al número de estaciones en el camino hacia la Cruz de Jesucristo En el manuscrito está escrito el título de cada una de las variaciones correspondientes al nombre de cada estación. El tema como se puede suponer es de carácter grave con unas variaciones sombrías con momentos expresivos dramáticos.

Ostrčil compuso seis óperas, entre la cuales se encuentran "Poupě" (Capullo de rosa) Op. 12 escrita en 1910, "Una leyenda de Erin" Op.19 compuesta en 1919 y "Honzovo království" (Reino de Honzo) Op.25 sobre el texto de Leo Tolstoy. Compuesta en 1933. es una forma irónica del neoclasicismo que recuerda a Paul Hindemith o incluso a Dmitri Shostakovich. La obra está llena de marchas grotescas y danzas folclóricas, que coinciden con la política socialista del ambiente marcado por el libreto.

Ostrčil también compuso varias obras para conjuntos de cámara y corales en un estilo denso y contrapuntístico, siendo influenciado por Mahler, Richard Strauss, y las primeras obras de Arnold Schoenberg.

A veces, la linealidad extrema de su obra va más allá de la armonía funcional; en estos momentos se puede alinear fácilmente con los expresionistas vieneses, a quienes admiraba mucho.

Entre 1920 y 1935 trabaja como director de la compañía de ópera del Teatro Nacional de Praga. Como fue el caso de su principal influencia musical, Gustav Mahler, su riguroso horario de dirección rara vez le permitía tiempo libre para la composición, excepto cuando el teatro estaba de vacaciones, por lo cual solamente podía componer durante los veranos. También trabajó como pedagogo en el Conservatorio de Praga, como profesor de dirección orquestal.

Como director de orquesta influenció en sus contemporáneos durante el periodo de entreguerras. En su repertorio al frente del Teatro Nacional incluyó las obras más representativas de la música contemporánea, entre ellas la ópera de Alban Berg "Wozzec" en 1926. La crítica conservadora lo calificó como un traidor procomunista anti checo. provocando un escándalo en la tercera representación de la ópera.

Esta necesidad de presentar el arte moderno al público también le ganó muchos seguidores entre los estudiantes de Praga, dirigidos por el compositor micro tonal Alois Hába, que lo aclamaron como un héroe frente al clima cada vez menos comprensivo del nuevo camino emprendido por el arte. Su muerte prematura en Praga el 20 de agosto de 1935, en el apogeo de su carrera, fue un duro golpe para la comunidad musical de la época.