RANGSTRÖM 3

La “Sinfonía Nº 3 en re bemol mayor” (Sǻng under stjärnorna) Canción bajo las estrellas, fue compuesta durante el verano de 1929, terminándola el 10 de agosto. Su orquestación fue acabada el 7 de diciembre, estrenándola el 8 de enero de 1930, interpretada por la Orquesta de la Sociedad de Conciertos de Estocolmo, a quién está dedicada, dirigida por el propio compositor.

La obra está escrita en un solo movimiento y según palabras de su autor, no es más que una canción sin palabras, compuesta para gran orquesta. A pesar de ello su estructura es la de una sinfonía con sus cuatro movimientos, rápido, lento, scherzo y finale. El tema principal se repite durante toda la obra, estando tomado de una de sus propias canciones, “Bön till natten”, Oración a la noche,

RANGSTRÖM S 3El movimiento único lleva el título de maestoso. Una llamada de la trompa da paso al tema principal, un tema majestuoso que crece de modo romántico. Durante su desarrollo encontramos momentos más dramáticos contrastando con otros de un desatado lirismo. Después de alcanzar un clímax empieza la sección lenta de la sinfonía. El solo de violín acompañado por la orquesta en contrapunto, configura un soñador momento. El tema es expuesto lentamente con solemnidad, terminando el adagio tranquilamente, antes de dar paso a la sección que corresponde al scherzo de la sinfonía. Un tema rítmico se une a otro más trágico para formar una especie de danza. El tema principal reaparece con toda su fuerza expresiva al principio de la última sección. Actúa como una forma de recapitulación variada de toda la sinfonía, llevando el tema hacia su clímax. Partes líricas alternan con otras más solemnes, terminando con una serena coda.

El mar es un tema, que como hemos podido comprobar, se repite entre los compositores suecos. Según la explicación dada por el propio compositor sobre su obra, nos relata las impresiones de  un viaje por el mar durante la noche. Cualquiera que haya estado solo en una cáscara de nuez, sobre las rugientes olas, bajo las eternas estrellas, sabe de lo que trata la canción del marinero. En otras palabras, un símbolo de vida en notas musicales, nos narra su autor. Escrito en forma de un poema sinfónico, muestra el idilio de la noche, el mar embravecido, todo rodeado de un gran sentimiento de humanidad.