WOYRSCH

Felix Woyrsch (1860-1944) nació el 8 de octubre de 1860 en Troppau, población situada en la frontera de Prusia con la Silesia austríaca. Actualmente es Opava y pertenece a la República Checa. Descendiente de una familia de origen noble del sur de Bohemia, no pudo gozar de la estabilidad económica debido a la muerte de su padre cuando solo tenía seis años. La familia se trasladó a Dresde y luego a Hamburgo para terminar residiendo en Altona, actualmente un barrio de Hamburgo, pero en aquella época era una ciudad independiente dentro de Schleswig-Holstein. Su juventud fue difícil, marcara por las privaciones.

El talento musical del muchacho fue descubierto por el director de coro Henri Chevalier, profesor de música y compositor, que se ofreció para darle clases gratuitas de teoría de la música y piano. Pudo participar en conciertos corales e interpretaciones en la iglesia, pero su formación como compositor fue especialmente autodidacta. Sobre el tema escribe las siguientes frases.

Sin embargo no he tenido malos maestros, llevaban nombres ilustres. Aprendí el contrapunto con Palestrina, Gabrieli, Lotti, Lassus, Sweelinck, Schütz, Hassler y Eccard y también me he sentado a menudo en silencio a los pies del gran Sebastián Bach. Aprendí composición de Beethoven, Mozart, Haydn,. También debo mucho a Schubert y Schumann así como a los maestros más recientes, Brahms y Wagner. He aprendido instrumentación de Berlioz y he escuchado por aquí y por allá, por todos los sitios donde había algo útil que aprender. Pero todavía no he nombrado a mi gran maestra, aunque quiera darle reconocimiento y fidelidad hasta el fin de mi vida. Se trata de esta antigua y querida canción popular alemana.

Desde principios de la década instalado en Altona pudo dedicarse a la música dirigiendo diversos coros, el Altonaer Liedertafel en 1897 y el Coro de la Iglesia de Altona en 1893. En 1895 fue nombrado director de la Altonaer Singakademie, institución cuya fama ha llegado hasta nuestros días. También trabajó como organista de la Frauenkirche y luego de la Johanniskirche.

Como compositor, en sus primeros  años se dedicó a la ópera, desde 1883 a 1893 y luego al oratorio entre 1893 y 1905. Sus tres óperas son "Der Pfarrer von Meudon" Op.20 compuesta en 1886, "Der Weiberkriege", la guerra de las mujeres, Op.27 de 1890 y "Wikingerfahrt" viaje de los vikingos, en 1896, un drama musical que presenta la victoria del cristianismo sobre el paganismo.

La "Sinfonía en si bemol menor" compuesta en 1884 se interpretó diversas veces con éxito pero el compositor la retiró por considerarla una obra de aprendizaje.

Su primera obra sinfónica aprobadas es el "Prólogo Sinfónico a la Divina Comedia de Dante" Op.40 compuesta durante el verano de 1891

En la misma época compone el "Oratorio de la Pasión" Op.45, que será interpretado pronto por toda Alemania, dándole la fama de gran compositor alemán. En 1903 fundó la Sociedad municipal de conciertos de música sinfónica y folclórica por medio de la Asociación de amantes de la música de Hamburgo, actualmente la Filarmónica de Hamburgo. Dirigió la orquesta desde 1903 a 1931.

El "Concierto para violín en re menor" (Skaldische Rhapsodie) Op.50 compuesto entre 1901 y 1902 se estrenó en Altona en 1903. Profesor de música desde 1901, fue elegido miembro de la Academia Prusiana de las Artes de Berlín en 1917.

La “Sinfonía Nº 1 en do menor” Op.52 fue compuesta entre 1906 y 1907. Se estrenó el 18 de marzo de 1908 en Altona, interpretada por la Orquesta de la Sociedad de Amigos de la Música de Hamburgo dirigida por el propio compositor que era su director titular.

La sinfonía tiene como subtítulo  Die Niederdeutsche, la Baja Alemana, nombre atribuido al crítico Ferdinand Pfohl, debido a su expresión del carácter de los Alemanes del Norte y los paisajes que les rodean.

El primer movimiento, sehr mässig bewegt, escrito en forma sonata clásica presenta un primer tema enérgico de ritmo serio, seguido por el segundo consistente en una suave melodía progresando en el registro bajo de la cuerda. El clarinete bajo de forma misteriosa empieza la sección de desarrollo, en la cual los dos temas se trabajan de modo contrapuntístico. La reexposición nos conduce a una agitada coda que llega a su punto culminante.

El segundo movimiento,  sehr langsam, empieza de modo solemne al estilo de la música religiosa. El primer tema es presentado por una melodía ascendente de los violines y el segundo por un tema expresivo iniciado por el oboe y seguido por la cuerda. Todo el movimiento se mueve dentro de una atmósfera de seriedad y recogimiento.

El tercer movimiento, in ruhig schreitender Bewegung, schnell und leicht, que fue calificado por la crítica como un intermezzo o balada, nos devuelve a la sombría atmósfera del primer movimiento. Una melodía sostenida progresando tranquilamente desde la cuerda grave se repite mediante diversas variantes. En la parte central aparece un fragmento rápido en forma fugada, que pasa de manera furtiva volviendo a la serenidad inicial,

El cuarto movimiento, sehr langsam, sehr bewegt, empieza con una brillante fanfarria de los metales que nos conduce al primer tema de un allegro en forma sonata, un tema interpretado por la cuerda al unísono. El segundo tema consiste en una melodía triste presentada por el oboe contrastando con el anterior. El desarrollo transcurre de forma dramática seguido por la recapitulación. Cuando llega a su último punto culminante aparece una coral interpretada en piano en el registro agudo de los violines, que nos conduce a través de varios crescendo a una apoteosis final solemne.

Según el musicólogo alemán Hermann Kretzschmar, el finale atestigua lo mejor de la individualidad y significación del compositor, de su inclinación por los contrastes, de su potente naturaleza, de su temperamento ardiente y emotivo, y de la orientación popular de sus ideas musicales más íntimas.

Las "Drei Böcklin-Phantasien" Op.53 fueron compuestas en 1910 en forma de poemas sinfónicos inspiradas por pinturas de Arnold Böcklin, especialmente sobre su famoso cuadro Die Toteninsel, la isla de los muertos, que ha sido empleado por otros compositores como se ha visto a lo largo de esta obra. Las otras dos fantasías se inspiran en las pinturas Der Eremit e Im Spiel der Wellen, jugando con las olas.

La "Obertura para el Hamlet de Shakespeare" Op.56 compuesta en su tercera versión en 1912, es en su versión original anterior a su primera sinfonía, cuando se estaba formando su estilo sinfónico, pero se han perdido sus dos primeras versiones.

La “Sinfonía Nº 2 en do mayor” Op.60 fue compuesta entre 1912 y 1913. Se estrenó el 15 de enero de 1914 en Düsseldorf dirigida por Karl Panzner.

El primer movimiento, Belebt, está construido en forma sonata con sus dos temas contrastantes. El tema principal posee un ritmo característico que se diferencia del segundo de carácter melódico. La sección de desarrollo se caracteriza por la forma original en que combina los temas de modo contrapuntístico.

El segundo movimiento, Sehr langsam und getragen,  corresponde al movimiento lento de la obra. El tema principal es presentado por la cuerda, pero con la entrada de la madera empieza a desintegrarse y al mismo tiempo a desarrollarse.

El tercer movimiento, Einfach uns schlicht, etwas gemächliches Zeitmass, correspondiente al scherzo está construido mediante un tema y cinco variaciones. El tema tiene un carácter casi folclórico. La cuarta variación toma el papel del trío, siendo de carácter grave. De modo contrastante con llamadas de los metales, la quinta variación cierra el movimiento.

El cuarto movimiento, Lebhaft und feurig, sehr schnell und drängend, escrito en forma sonata nos presenta un primer tema de carácter vivo y resuelto. El desarrollo del material temático demuestra la habilidad del compositor mediante un complejo tratamiento.

La sinfonía fue recibida con gran éxito, pero la llegada de la guerra poco después causó un fuerte impacto sobre su expansión. Cuando finalmente se imprimió en 1927 la cultura musical había cambiado mucho y se encontraba anticuada por lo cual se interpretó muy poco desapareciendo pronto del repertorio.

La “Sinfonía Nº 3 en mi bemol mayor” Op.70 fue completada en 1928 estrenándose en Altona el 10 de febrero de 1928. durante el tercer concierto para la celebración del 25º aniversario de los conciertos de la ciudad fundados por el propio compositor.

El primer movimiento, Bewegt, doch nicht übereilt, emplea un lenguaje más disonante y trágico que sus anteriores sinfonías. Un tema potente se convierte en el principal de una forma sonata. El segundo tema posee cierto carácter elegíaco. El desarrollo intensifica la sensación de lucha con dramáticos contrastes. La recapitulación acentúa las formas dramáticas, terminando el movimiento desvaneciéndose en un modo soñador.

El segundo movimiento, Mässig schnell, corresponde al scherzo de la sinfonía conteniendo dos tríos, el primero lento y el segundo más animado en forma fugada. Un tema rítmico que conserva reminiscencias dramáticas es interrumpido por el primer trío de carácter apacible. Luego se reanuda el tema rítmico anterior. El segundo trío separado por una pausa posee un carácter más vivo. La reanudación del scherzo cierra el movimiento.

El tercer movimiento, Langsam, está escrito en forma tripartita. El primer tema introducido por la cuerda es de carácter lírico dramático. Los metales introducen la sección central cargada de tensión. Luego regresa el tema inicial de forma modificada.

El cuarto movimiento, Lebhaft und feurig, doch nicht zu schnell, con un carácter rapsódico empieza con fuerza, escrito en una forma sonata con un primer grupo temático robusto, seguido por el tema secundario de forma contrapuntística. Sigue la sección de desarrollo con fuerza y una recapitulación de forma variada. Termina mediante una solemne coda.

Una sinfonía de carácter eminentemente serio, escrita en estilo romántico sucesora de las obras de Brahms y Schumann. Cuando se estrenó después de la Primera Guerra Mundial el estilo musical había cambiado mucho, se escuchaba la música renovada de Hindemith, mientras el expresionismo, el dodecafonismo y el neoclasicismo se estaban imponiendo, pero el compositor no abandonó su estilo postromántico.

Sobre su estética musical es relevante lo que escribe en un artículo del periódico Die Norag en 1930, que transcribimos a continuación. Cuando se me pregunta sobre mi opinión sobre la llamada música moderna, solo puedo responder que tengo completa simpatía por ella, aunque por el momento espero desarrollos futuros. En primer lugar encuentro genial que el movimiento proceda de las generaciones jóvenes. Esto nos deja escuchar lo que tienen que decirnos. Están explorando nuevos medios de expresión y recogiendo material de construcción para una catedral, que solo puede ser levantada por un gran arquitecto de aquí décadas 

Aunque muchas tentativas sean mal juzgadas y frecuentemente lejos de dar en el blanco, esto no nos debe molestar, siempre que en su trabajo se encuentren honestos convencimientos, genuina habilidad y el deseo de servir a la causa del arte puro. Cualquier intención especulativa como motivo estimulante nos conducirá al camino equivocado.

También es interesante saber lo que pensaba uno de sus alumnos, Ernst Gernot Klussmann, cuando describe a su maestro en el diario Altonaer Nachrichten del 14 de julio de 1930 con las siguientes frases. La posición en nuestros días de la obra de Woyrsch se encuentra bajo las disputas diarias sobre opiniones estilísticas. Su frialdad nórdica, cortante como un grabado en madera similar a Durero, Bruckneriano en su religiosidad y carácter, crece firmemente en una autoimpuesta tranquilidad y retraimiento.

La verdad se encuentra entre ambas visiones, entre la del eremita solitario y su preventiva aprobación de la evolución estilística, como lo demuestran sus posteriores obras. Aunque conserva su estilo anclado en el pasado, sus estructuras formales se hacen más complejas introduciendo visiones modernistas en su obra.

La “Sinfonía Nº 4 en fa mayor” Op.71 fue compuesta en 1930 pocos meses después de la tercera, estrenándose el 7 de marzo de 1931, interpretada por la Orquesta de la Ciudad de Aachen dirigida por Peter Raabe.

El primer movimiento, Mässig bewegt, nicht übereilt,  escrito en forma sonata presenta un primer grupo temático enérgico pero complejo formado por frases cortas con continuas alteraciones del material, que hace que sus temas sean confusos, seguido por un segundo tema más melódico. pero con síncopas y alteraciones cromáticas.. La sección de desarrollo se basa en secuencias apareciendo además nuevos motivos Con el tema inicial entramos en la recapitulación de forma resumida, siendo seguida por una extensa coda que funciona como una variación del desarrollo. Cuando pensamos que terminará en un crescendo se colapsa repentinamente acabando en la más completa calma.

El segundo movimiento, Langsam, ausdrucksvoll, que corresponde al movimiento lento, se puede dividir en cinco secciones, A, B, A, B, A. Pero los temas no son fijos, van adquiriendo nuevas variaciones en cada repetición. El segundo tema es más reconocible en su primera aparición, que termina en un breve clímax regresando al tema inicial ocupando la sección central. Luego regresa el segundo tema que nos conduce a una extensa coda basada en el tema inicial.

El tercer movimiento, Menuett im Rokokostil mit Variationen, se basa en la antigua danza del minueto de la época rococó, pero de forma disfrazada por el compositor en su propio estilo. El tema es sometido a cuatro variaciones claramente separadas, la primera viva, la segunda muy lenta, la tercera vuelve a ser rápida con una forma fugada. La cuarta nos conduce a una viva coda. La segunda variación podría ser tomada como una forma del tradicional trío.

El cuarto movimiento, Nicht zu schnell, doch feurig und rhythmisch belebt, escrito como el primero en forma sonata está formado por dos grupos temáticos complejos. El primero contiene dos partes fugadas mientras que la exposición del segundo tema más relajado es muy breve. El retorno de partes del tema inicial nos conducen a la sección de desarrollo, que también es muy breve, donde se vuelven a escuchar las secciones fugadas. Las trompetas inician una recapitulación en la que los temas se presentan alterados conteniendo una doble fuga. Termina mediante una extensa coda basada en el tema principal.

Cuando los nacional socialistas tomaron el poder en Alemania, Woyrsch que apoyaba al alcalde social demócrata de Altona, Max Brauer, tuvo que abandonar la dirección de la Altonaer Singakademie en 1931. Durante los últimos años de su vida debido a su jubilación política se dedicará íntegramente a la composición.

La “Sinfonía Nº 5 en re mayor” Op.75 fue terminada en 1935, estrenándose en el 2 de noviembre de 1935 interpretada por la Filarmónica de Berlín conducida por el propio compositor. La partitura no se publicó hasta el año 2015.

Dividida en cuatro cortos movimientos la partitura adopta una forma muy compacta. Pero no por ello podemos decir que adopte un estilo neoclásico, sino que sigue el de sus anteriores sinfonías pero con unas ideas muy concentradas.

El primer movimiento, Belebt, escrito en forma sonata posee dos temas contrastados, el segundo más melódico. En el desarrollo el segundo grupo temático aporta la mayoría de ideas mientras que es omitido en la recapitulación.

El segundo movimiento, Sehr langsam, está construido de la misma forma que el de su anterior sinfonía en cinco partes. El tema principal es presentado de una forma muy lenta hasta la aparición del secundario adornado por las maderas. El retorno del tema principal se encuentra alterado mediante una orquestación más brillante. El tema secundario vuelve en la parte central del movimiento aunque muy brevemente. Una nueva entrada del tema inicial es detenida otra vez por el secundario, que nos conduce a un breve clímax. El grupo temático inicial nos lleva a una tranquila coda.

El tercer movimiento, Mässig schnell, etwas gemächlich, corresponde al scherzo escrito esta vez de una manera muy sencilla. Dos secciones rítmicas enmarcan una parte central o trío que posee un carácter lento y tranquilo.

El cuarto movimiento, Lebhaft und feurig, doch nicht übereilt, está construido también en forma sonata como el primero pero de una forma más confusa, que hace difícil el reconocimiento de cada sección. La recapitulación está abreviada y posee una forma alterada, terminando con una coda en stretta.

Antes de dedicarse a su última sinfonía Woyrsch compone el "Tema y Variaciones" Op.76 para orquesta.

La “Sinfonía Nº 6 en do mayor” (Sinfonia Sacra) Op.77 fue compuesta en 1939 sin que tengamos más datos sobre la misma. Solo la hemos podido escuchar de forma virtual.

El primer movimiento, Sanktus, empieza con un tema con cierta solemnidad, escrito en un estilo menos cromático que el de sus anteriores sinfonías. La música adopta el estilo de la música religiosa y la música para órgano.

El segundo movimiento, Via Crucis, es de carácter grave correspondiendo al movimiento lento de la sinfonía, que se desarrolla de forma dramática, describiendo de forma desconsolada la trágica escena

El tercer movimiento, Gloria empieza de forma solemne con un tema ascendente en forma fugada, seguido por el secundario más pensativo. El tema principal es el dominante arrastrando la obra a una solemne coda.

La "Escena del Jardín" es la última obra del compositor.  Forma la parte central de una trilogía proyectada sobre Escenas del Fausto de Goethe que no pudo terminar.

Después de la toma del poder por los nacionalsocialistas, el interés por sus obras comenzó a disminuir. La muerte accidental de su mujer, en el mes de enero de 1944, le afectó mucho. El compositor pierde el gusto de vivir, muriendo poco después, el 20 de marzo de 1944 en Altona. Los cambios estilísticos producidos después de la guerra fueron la causa de que sus obras fueran olvidadas hasta su resurgimiento en los últimos años.