SCHUBERT 10

La “Sinfonía Nº 10 en re mayor” D.936A es la última sinfonía de Schubert. La dejó sin terminar antes de su muerte en 1828. Su número de obra se tendría que cambiar, pues no corresponde a la fecha de composición, sería mas apropiado el D.985C, al final de la lista de sus obras. El trabajo comprende tres movimientos. Un movimiento lento virtualmente completo y dos fragmentos de movimientos rápidos que eran fácilmente terminables. Se trata de un boceto escrito en dos pentagramas con algunas indicaciones de instrumentación. No se trata de una reducción para piano. Las armonías se deben completar. Estos fragmentos fueron escritos durante los meses de octubre y noviembre de 1828 o sea durante los últimos meses de su corta vida. En este caso es evidente el motivo de que no esté acabada.

Peter Gülke, un musicólogo de la antigua República Democrática Alemana, completó parte de los fragmentos y los publicó. Fueron grabados en disco por la orquesta de la radio de la Alemania del Este, con el título de “Fragmentos sinfónicos”. Realizó una reconstrucción pero no una finalización. Tampoco usó todos los fragmentos.

El musicólogo británico Brian Newbould, del cual ya hemos hablado en las anteriores reconstrucciones, emprendió la tarea de terminar la obra. Del primer movimiento solo faltaba una parte del desarrollo y la reexposición. En cambio se encontraba la coda. El segundo, un andante, estaba prácticamente acabado. Del último movimiento, un rondó, existían dos bosquejos que se complementaban, quedando únicamente una repetición del estribillo. Brian terminó los tres movimientos, presentando una versión de la obra finalizada. Según Newbould, Schubert había diseñado una sinfonía en tres movimientos, pues el tercero estaba empezado como scherzo y mas adelante lo cambia por finale.

El compositor y director de la Orquesta Filarmónica de Lieja, Pierre Bartholomée hizo una nueva revisión de la obra, basándose en los trabajos de Newbould. Consideraba que la reconstrucción era demasiado conservadora, sin tener en cuenta la evolución de Schubert en los últimos años de su vida. Entre otras cosas había empezado a estudiar contrapunto con Simon Sechter, futuro maestro de Bruckner, y lo estaba aplicando en esta obra. Entre el 27 y el 29 de julio de 1983 se realizó la grabación de la obra revisada, por la orquesta y el director citados, en el Conservatorio Real de Música de Lieja. Contrariamente a las ideas de Brian, añadió un tercer movimiento, scherzo, tomándolo del compuesto en 1821, ya usado en su anterior sinfonía no terminada D.708A. Este scherzo es de un estilo muy avanzado y escrito en la misma tonalidad que la sinfonía, con lo cual se integra muy bien en el carácter de esta obra.

El primer movimiento allegro maestoso se abre con un majestuoso unísono, presentando el primer tema en un tempo lento, que luego toma la orquesta mas alegremente. El segundo tema, presentado por los violoncelos, es lírico, característico de Schubert. El principio del desarrollo nos aporta una sorpresa. Un sobrio andante en el cual los trombones interpretan una variación del segundo tema, en el modo de una oda fúnebre. Después de la reexposición, termina con una alegre coda, construida sobre una variación del primer tema, que hubiera podido ser escrita por el propio Dvorak.

El andante es la parte más introvertida y profunda de la sinfonía. Un fragmento trágico de gran desolación, empezando con una especie de marcha fúnebre y un segundo tema que suena como un himno. En la repetición del primer tema por el oboe y el fagot se nos anuncia a Mahler. La parte final contiene un canto de consolación de un gran lirismo.

Para el scherzo se repite el escrito para la sinfonía inacabada de 1821 D.708A. Es un rayo de sol después de tanta amargura. Empleando una de las técnicas de Schubert, cuando no tenía tiempo de entregar una obra, usaba partes de otras ya compuestas. Es el caso de por ejemplo Rosamunda. El último tiempo es un allegro moderato, que en principio se denominaba scherzo, pero ya lo modificó el propio Schubert para servir de final. Escrito en forma de rondó contradecía su denominación. En este movimiento la densa utilización de las formas contrapuntísticas, lo hacen diferente de todos los anteriores.

Translate »